Brasil, entre la inundación y la sequía