Brasil se propone ser el líder de una subregión que cambia