Buscan capturar a un líder rebelde gracias a Internet y las redes sociales