Bush, ante la comisión que investiga los ataques de 2001

El presidente de EE.UU. se presentó hoy ante un grupo de ex legisladores que analizan su labor en materia de prevención; dijo que su país sigue siendo vulnerable a los ataques de Al-Qaeda
(0)
29 de abril de 2004  • 14:25

WASHINGTON.- El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, quien vive su nivel más bajo de popularidad, afrontó hoy un interrogatorio de la comisión que investiga la actuación de su gobierno ante la amenaza terrorista previa a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Bush dijo que, aún con todo el trabajo realizado, Estados Unidos "sigue siendo vulnerable" a ataques terroristas de Al-Qaeda.

"Seguimos siendo vulnerables a un ataque y la razón es que Al-Qaeda todavía existe, es peligrosa, nos odia, y tenemos que acertar el 100 por ciento de las veces para proteger a EE.UU.", afirmó el presidente.

Bush compareció acompañado del vicepresidente, Dick Cheney, ante la comisión bipartidista, a cuyas cuestiones ya han respondido otros miembros de su gabinete, como la consejera de Seguridad Nacional, Condoleneezza Rice, y de la Administración anterior, incluido el ex presidente Bill Clinton y el ex vicepresidente, Al Gore.

Aunque la reunión de hoy se desarrolló en el más estricto secreto, se produce en un momento difícil para Bush, marcado por el declive de su popularidad, motivado principalmente por el recrudecimiento de la violencia en Irak, lo que amenaza sus aspiraciones a la reelección el próximo mes de noviembre.

Luego de responder a las preguntas por más de tres horas, George W. Bush dio una conferencia de prensa en en el Rose Garden de la Casa Blanca.

El presidente estadounidense dijo que el interrogatorio de la comisión que investiga los ataques terroristas del 11 de setiembre fue "amplio".

La "Comisión Nacional sobre los Ataques terroristas en Estados Unidos" tiene previsto divulgar sus conclusiones a fines de julio, en medio de la campaña preelectoral de cara a los comicios del 2 de noviembre próximo.

Popularidad en baja

La aprobación general de Bush por los estadounidenses ha caído a un 46 por ciento, su nivel más bajo desde que llegó a la Casa Blanca y sustancialmente inferior al 71 por ciento de marzo último, según un sondeo publicado hoy y realizado por la cadena de televisión CBS y el diario The New York Times.

Con vistas a las elecciones presidenciales y legislativas del 2 de noviembre, la encuesta refleja que Bush, con un 43 por ciento de la intención de voto, mantiene una leve ventaja de dos puntos sobre su principal contrincante, el demócrata John Kerry, con un 41 por ciento.

Bush, quien se opuso enérgicamente al establecimiento de la comisión investigadora bipartidista, creada en 2002, tuvo que ceder a que compareciera en la misma su consejera de seguridad y los jefes de los principales organismos policiales del Gobierno, y ahora tendrá él mismo que responder a sus preguntas.

A este cambio de actitud han contribuido las revelaciones del ex consejero contra terrorismo de la Casa Blanca, Richard Clarke, quien asegura que antes de los atentados del 11-S Bush estaba más interesado en Irak que en la amenaza terrorista de la organización Al-Qaeda.

El objetivo central de la comisión es además de determinar los problemas de seguridad que permitieron los atentados, analizar qué se ha hecho hasta ahora y que puede hacerse para impedir que vuelvan a ocurrir.

"El presidente y el vicepresidente harán todo lo que puedan para ayudar a la comisión a atar los cabos sueltos de la información que se le ha proporcionado", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan.

En un esfuerzo por rechazar denuncias de secretismo presidencial, el portavoz agregó que la Casa Blanca ha entregado a la comisión cantidades ingentes de documentos y ha permitido centenares de reuniones y entrevistas con funcionarios de la administración.

"Trabajando juntos"

"Este no es un proceso antagónico. Estamos trabajando juntos para aprender las lecciones del 11 de septiembre" de 2001 cuando 19 terroristas secuestraron cuatro aviones de pasajeros y estrellaron dos de ellos contra el World Trade Center de Nueva York y uno contra el Pentágono en Washington.

El cuarto aparato cayó en un sector rural del estado de Pensilvania en lo que constituyó el ataque terrorista coordinado más cruento de la historia.

La comisión, compuesta por diez ex legisladores (cinco republicanos y cinco demócratas), emitirá un informe sobre las conclusiones de su investigación en julio de este año.

"La mayor prioridad del presidente es el terrorismo y su obligación más solemne es proteger al pueblo de EE.UU.", resaltó McClellan en relación a las intenciones de Bush, quien se ha presentado en la campaña electoral para las presidenciales como un paladín en la lucha contra el terrorismo.

"Estoy listo para las discusiones", dijo Bush el miércoles a los periodistas, al señalar que cree que su encuentro con la comisión servirá para que el informe que ésta emita ayude a otros presidentes estadounidenses a luchar contra el terrorismo.

Al contrario de otros funcionarios que les precedieron en la comparecencia ante la comisión, ni Bush ni Cheney estarán obligados a emitir sus declaraciones o comentarios bajo el juramento de "decir la verdad y nada más que la verdad".

La sesión está previsto que empiece a las 13 y en ellas Bush y Cheney estarán acompañados por el consejero de asuntos jurídicos de la Casa Blanca, Alberto Gonzales, según fuentes del gobierno.

Fuentes: EFE y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.