Bush enfrenta su nivel más bajo de popularidad