Bush propone una zona de libre comercio en Medio Oriente

El presidente norteamericano recomendó la eliminación de las barreras comerciales para eliminar los conflictos y aumentar la prosperidad en la región
(0)
9 de mayo de 2003  • 18:14

WASHINGTON.- El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, propuso hoy la eliminación de las barreras comerciales con los países de Medio Oriente como vía para eliminar los conflictos y aumentar la prosperidad en la zona.

La propuesta coincide con la gira que comienza mañana por la regióno el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, en la que se reunirá con las autoridades israelíes y palestinas para impulsar la puesta en marcha de la "Hoja de Ruta", el calendario para reanudar el proceso de paz de cara a la proclamación de un Estado palestino para 2005.

En un discurso, pronunciado en la Universidad de Carolina del Sur, Bush declaró que "en todo el mundo, la libertad de comercio y de mercado ha contribuido a eliminar la pobreza y ha enseñado a hombres y mujeres los hábitos de la libertad".

"Propongo el establecimiento de un Area de Libre Comercio entre EE.UU. y Medio Oriente en el plazo de una década para incluir a esa región en un círculo creciente de oportunidades y para aportar esperanza a su población", dijo, y recordó que el Producto Interior Bruto de todos los países árabes "es menor que el de España".

El presidente estadounidense prometió colaboración para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas y para la mejora de los sistemas educativos.

Lanzó también un llamamiento para la reforma judicial y contra la corrupción, al señalar que "tanto el éxito económico como la dignidad humana dependen del imperio de la ley y de una administración honrada de la justicia".

Indicó que el mes próximo Powell y el representante de Comercio Exterior, Robert Zoellick, viajarán a Jordania para presentar los detalles del proyecto en una reunión del Foro Económico Mundial.

Estados Unidos ya cuenta con acuerdos de libre comercio con Israel y Jordania y espera concluir uno similar con Marruecos antes de fin de año. Washington aspira a que estos pactos se conviertan en la base de la zona de libre comercio.

El jueves, Zoellick declaró que Bahrein y Egipto son "serios candidatos" a participar en acuerdos similares.

La economía de Medio Oriente depende aún enormemente del petróleo y la mayor parte de los países de la región aplican aún sistemas muy proteccionistas: los aranceles a las importaciones rondan el 20 por ciento y abundan las restricciones a la entrada de capitales extranjeros.

La mitad de los países de la Liga Arabe, de 22 miembros, no forman parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC), entre ellos Arabia Saudí, Siria o Argelia.

La gran mayoría de los países de la zona mantienen un boicot económico contra los productos procedentes de Israel, y Estados Unidos aplica sanciones económicas a Irán, Libia y Siria.

La iniciativa lanzada por Bush pretende demostrar el compromiso a largo plazo de EE.UU. con la región, en un momento en el que muchos países de la zona albergan profundas sospechas contra Washington y su política exterior tras la guerra en Irak.

En este sentido, algunos analistas han apuntado que el gran obstáculo al proyecto de libre comercio no será la apertura de mercados, sino el clima contra EE.UU. en la región.

Otros han opinado que la liberalización del comercio no acarreará necesariamente una flexibilización en otras áreas.

Según expuso David Makovsky, del Instituto de Política para Oriente Próximo de Washington, "los acuerdos de libre comercio pueden ser muy válidos, pero no creo que por sí solos vayan a ser el catalizador de la paz en Medio Oriente".

La presentación de la iniciativa de libre comercio es paralela a los esfuerzos para promover la aplicación de la "Hoja de Ruta", patrocinada por EE.UU., Rusia, la Unión Europea y la ONU, y dada a conocer la semana pasada.

Los aspectos principales de la "Hoja de Ruta" son un cese de la violencia que desde hace 31 meses se impone en Israel y los territorios palestinos, y un compromiso de las partes para poner fin a los combates.

El itinerario hacia la paz también pasa por la congelación de los asentamientos judíos en Cisjordania y Gaza y el desmantelamiento de algunos de ellos.

El secretario de Estado norteamericano se reunirá este fin de semana con el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y el jefe del Ejecutivo palestino, Majmud Abás "Abu Mazen", para tratar de obtener el respaldo inequívoco al plan.

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.