Bush quiere aumentar el presupuesto contra el terrorismo

El presidente norteamericano busca garantizar la seguridad interna y externa del país a través de un ascenso en más de 48 mil millones de dólares en el gasto de defensa
El presidente norteamericano busca garantizar la seguridad interna y externa del país a través de un ascenso en más de 48 mil millones de dólares en el gasto de defensa
(0)
23 de enero de 2002  • 17:27

WASHINGTON.- El presidente de los Estados Unidos George W. Bush anunció hoy que propondrá un aumento de más de 48 mil millones de dólares en gastos de defensa, el mayor incremento registrado en los últimos 20 años, para enfrentar la lucha contra el terrorismo.

Bush incluirá esta propuesta en su proyecto de presupuesto para el año fiscal 2003, que presentará el próximo 4 de de febrero, y en el que la prioridad número uno será el intento de garantizar la seguridad interna y externa.

"El compromiso más firme será con la seguridad de este país", sentenció hoy Bush en una intervención ante la Asociación de Oficiales de la Reserva, en la que esbozó el mayor aumento del gasto militar desde el gran rearme del primer mandato de Ronald Reagan.

Si la propuesta de Bush sale adelante, el total del presupuesto militar para el año fiscal 2003, que comienza el próximo 1 de octubre, totalizaría unos 379.000 millones de dólares, con un aumento de más del 14 por ciento.

Según Bush, la mayor parte del aumento de gastos militares se destinará al desarrollo y adquisición de sistemas de alta tecnología, como armas guiadas de precisión, vehículos no tripulados o defensa antimisiles, así como un nuevo aumento de sueldo para los miembros de las Fuerzas Armadas.

"Las herramientas de la guerra moderna son eficaces pero son caras. Pero son necesarias para ganar esta guerra contra el terrorismo", aseguró.

La Casa Blanca también prevé un aumento de unos 15.000 millones de dólares en los gastos para incrementar la seguridad del territorio estadounidense frente a posibles nuevos atentados terroristas.

Bush discutió este y otros asuntos sobre el presupuesto durante la reunión que mantuvo en la Casa Blanca con los líderes del Congreso, en la que también se estudió un posible acuerdo para poner en marcha un plan de reactivación de la economía.

En un tono que sigue intentando extender a la situación económica el nivel de urgencia que genera una guerra, dijo que, si la clase política está unida "a la hora de luchar la guerra, también debemos estar unidos para combatir la recesión".

Con estas alusiones patrióticas, el Gobierno intenta evitar una disputa muy fuerte con la oposición demócrata, que controla el Senado, y que busca un nivel de crítica adecuado ante las elecciones legislativas de noviembre próximo.

Fuente: EFE

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.