Bush: "Terminaron los combates en Irak"

El mandatario dijo que los aliados lograron una "gran victoria" contra el terrorismo, pero no declaró el fin formal de la guerra Desde el portaaviones Lincoln, en el Pacífico, afirmó que todavía hay mucho trabajo por delante Advirtió que la lucha contra el terrorismo continuará
Jorge Rosales
(0)
2 de mayo de 2003  

WASHINGTON.- A bordo del portaaviones Abraham Lincoln -uno de los símbolos del poderío militar de Estados Unidos-, en su viaje de regreso desde el Golfo Pérsico, el presidente George W. Bush declaró anoche formalmente el fin de los grandes combates en Irak al cumplirse seis semanas y un día del inicio de la guerra que terminó con el régimen de Saddam Hussein.

"La batalla de Irak es una victoria en la guerra contra el terrorismo, que comenzó el 11 de septiembre de 2001 y que todavía continúa", expresó Bush, con aire triunfal, en un discurso televisado desde la cubierta del portaaviones Lincoln, en medio de los aplausos de los marinos y los pilotos que participaron en el conflicto bélico.

Sin embargo, se limitó a plantear que las batallas terminaron con la caída del régimen, pero no declaró la victoria ni el fin de la guerra. De haberlo hecho, Estados Unidos estaría obligado a respetar las normas de la Convención de Ginebra, que establece que el país ocupante debe liberar rápidamente a los prisioneros y detener la caza de los líderes del régimen depuesto.

En la batalla de Irak, "Estados Unidos y sus aliados prevalecieron", dijo Bush desde el portaaviones nuclear en movimiento, y destacó que ahora las fuerzas norteamericanas que permanecerán en territorio iraquí se dedicarán a "asegurar la reconstrucción".

La liberación iraquí "es un crucial avance en la campaña contra el terror", pero todavía hay "un difícil trabajo que hacer en Irak. Estamos poniendo orden en partes de ese país que aún son peligrosas", afirmó.

"La guerra contra el terrorismo no está terminada; todavía no tiene final. No sabemos cuándo será el día de la victoria final, pero hemos visto el cambio de la marea. Ningún acto de terrorismo va a cambiar nuestro propósito, debilitar nuestra decisión o alterar su destino. Su causa está perdida. Las naciones libres presionarán por la victoria", señaló.

Destacó que la "transición de una dictadura a la democracia tomará tiempo, pero vale la pena el esfuerzo. Nuestra coalición permanecerá allí hasta que el trabajo esté terminado", dijo el presidente norteamericano, vestido con impecable traje azul, camisa blanca y corbata roja.

Ese discurso, uno de los más esperados por Bush, se resolvió después de que el general Tommy Franks, que dirigió las operaciones militares en Irak desde la base militar en Qatar, le transmitió que la etapa de los grandes combates estaba concluida, a pesar de que todavía quedan algunos focos de resistencia.

"Gracias a ustedes, el tirano ha caído e Irak es libre", les dijo Bush a los cerca de 5000 marinos y pilotos, en uno de los pasajes del discurso que fue más aplaudido y ovacionado. El otro fue cuando les dijo que hay soldados que al terminar las batallas están deseando quedarse para ocupar el país, pero en cambio los estadounidenses desean retornar a sus casas.

Bush voló desde California hasta el portaaviones Lincoln en un pequeño avión de combate. Tenía previsto pasar la noche en la nave de guerra y regresar a San Diego, California, en la mañana de hoy. Anoche se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en dar un mensaje al país desde un portaaviones en viaje.

Estados Unidos lanzó la ofensiva militar contra Irak el 19 de marzo pasado con bombardeos de precisión para tratar de matar al entonces líder iraquí, Saddam Hussein. El 9 de abril cayó Bagdad y unos días después las fuerzas norteamericanas tomaron el control de las principales ciudades.

"Estamos persiguiendo y encontrando a líderes del viejo régimen, que tendrán que responder por sus crímenes. Hemos comenzado la búsqueda de las armas químicas y biológicas ocultas, y ya sabemos que hay cientos de sitios que serán investigados", dijo Bush.

"En esta batalla nosotros hemos luchado por la causa de la libertad y por la paz en el mundo. Nuestra nación y nuestra coalición están orgullosas por este logro. Sin embargo, esto es de ustedes, los miembros de las fuerzas armadas de Estados Unidos, que lo realizaron. Su coraje, su voluntad para enfrentar los peligros por su país y por cada uno de ustedes hizo que este día fuera posible", les dijo Bush a los marinos.

La reconstrucción

El presidente norteamericano señaló que están "ayudando a reconstruir Irak, donde el dictador construyó palacios para él en lugar de hospitales y escuelas para el pueblo".

La intención del Pentágono es que rápidamente se entregue el control de la administración de la transición hacia un régimen democrático a los iraquíes.

El presidente norteamericano, que conserva un índice de popularidad cercano al 70 por ciento, señaló que el triunfo militar en Irak es clave para la campaña contra el terrorismo, el eje central de la política exterior de la administración republicana desde el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001. "De Paquistán a Filipinas y hasta el cuerno de Africa, estamos eliminando a los asesinos de Al-Qaeda", expresó Bush, respecto de la organización terrorista liderada por Osama ben Laden, responsable de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono.

Con la caída del régimen de Hussein, dijo, "hemos retirado a un aliado de Al-Qaeda y eliminado una fuente de financiamiento terrorista", señaló Bush. Antes de dar por concluido su discurso, Bush agregó que el compromiso de Estados Unidos con la libertad es fundamental para llevar paz y seguridad a través del mundo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.