Bush testificó por el 11 de septiembre

Compareció junto a Cheney ante la comisión investigadora
(0)
30 de abril de 2004  

WASHINGTON.- En una histórica sesión que puede tener gran influencia en el año electoral, el presidente norteamericano George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney comparecieron ayer, a puertas cerradas, ante la comisión que investiga los atentados del 11 de setiembre de 2001, en lo que ambos calificaron como un "amplio" interrogatorio.

"Respondí cada pregunta que ellos formularon" dijo Bush, que señaló que el interrogatorio había sido "muy cordial".

"Si hubiésemos tenido algo que ocultar, no nos hubiéramos reunido con ellos. Quería que supieran cómo establecí la estrategia, cómo gobernamos en la Casa Blanca, cómo lidiamos con las amenazas", afirmó el presidente, que accedió a testificar tras imponer estrictas condiciones.

Bush se había opuesto tenazmente a la creación de esa comisión, pero luego aceptó testificar con la condición de que no fuera bajo juramento, que Cheney lo acompañara y que no hubiera registro escrito ni grabado de la conversación, que se realizó en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Los diez miembros del panel -cinco demócratas y cinco republicanos- investigan las posibles fallas de seguridad e inteligencia por las cuales Estados Unidos fue vulnerable al peor atentado de la historia.

Buena disposición

En una declaración emitida después del interrogatorio, los miembros del panel agradecieron a Bush y a Cheney, y dijeron que se habían mostrado "sinceros y bien dispuestos" durante las tres horas y diez minutos que duró la reunión.

En una aparición realizada luego en la Casa Blanca, Bush se negó a dar detalles sobre el contenido del encuentro. "Seguimos siendo vulnerables a un ataque", admitió el presidente. Al-Qaeda aún existe, es peligrosa, nos odia y debemos ser eficaces un ciento por ciento del tiempo en defender Estados Unidos", dijo.

Consultado sobre las razones de su insistencia en que Cheney estuviera presente en la reunión, Bush respondió: "Creo que era importante para ellos para ver cómo trabajamos en conjunto". Sin embargo, los demócratas han afirmado que Bush buscaba dar una "versión única" de la historia para no caer en contradicciones.

La comisión explicó que la información obtenida ayer formará parte del informe final, que presentará ante el Congreso probablemente el próximo 26 de julio. Así, los resultados de esta sesión podrían tener un gran impacto electoral, al ser divulgados unos tres meses antes de los comicios presidenciales del 2 de noviembre, teniendo en cuenta que Bush apuesta por su reelección en gran parte basado en su liderazgo en la guerra contra el terrorismo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.