Bush y Blair justificaron la ofensiva en Irak

El presidente de EE.UU. dijo que las fuerzas de su país realizarán "cualquier acción para garantizar la seguridad"; el primer ministro británico defendió las incursiones contra la resistencia iraquí
(0)
28 de abril de 2004  • 13:25

En momentos en que las fuerzas norteamericanas continuaban los combates en la ciudad de Fallujah, el presidente George W. Bush y el primer ministro británico, Tony Blair, salieron a defender las incursiones contra la resistencia iraquí, que ayer registró la mayor embestida en un año.

El mandatario de EE.UU. sostuvo hoy en la Casa Blanca, que las fuerzas estadounidenses tomarán "cualquier acción que sea necesaria para garantizar la seguridad" en el bastión musulmán sunnita de Fallujah.

"Nuestros comandantes militares tomarán cualquier acción que sea necesaria para garantizar la seguridad de Fallujah en beneficio del pueblo iraquí", dijo Bush tras un encuentro con el primer ministro sueco Goran Persson.

El presidente norteamericano aseguró, además, que "la mayor parte de Fallujah está volviendo a la normalidad", aunque reconoció que hay puntos de resistencia.

Asimismo, ratificó que el pasaje de poderes en Irak se hará el 30 de junio como estaba previsto según el plan de la ONU preparado por el enviado a Irak, Lakhdar Brahimi, y avalado por el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan.

Poco antes, en la sede de la ONU, Annan había expresado: "Todos queremos ver el fin de la ocupación en Irak", invitando a las partes a poner fin a la violencia y a respetar la ley humanitaria "para dar una oportunidad al proceso político".

Por su parte, y en consonancia con las declaraciones de Bush, el primer ministro británico, Tony Blair, justificó el bombardeo a Fallujah por parte de las tropas lideradas por Estados Unidos en Irak.

"Si soldados norteamericanos reciben disparos, entonces los soldados norteamericanos tiene que responder", dijo.

Blair afirmó en su ponencia semanal ante el Parlamento que "es correcto que las tropas de Estados Unidos y Gran Bretaña sigan atacando a las fuerzas insurgentes iraquíes para restablecer el orden y la situación de seguridad en ese país".

El mandatario británico consideró que "teníamos un plan adecuado para la Irak de posguerra tras la caída de Saddam Hussein. La estrategia política es aquella que asegure que se cumpla la transición a la democracia iraquí".

Blair indicó que ese proceso comenzará con el traspaso de soberanía al pueblo iraquí el 30 de junio próximo, y remarcó que la estrategia militar "también es clara y tiene que ver con establecer seguridad suficiente para que ese proceso político funcione".

"Lamento la muerte de civiles en Fallujah, pero es necesario que restablezcamos el orden junto a la autoridad del Consejo de Gobierno Provisorio iraquí", remarcó.

Fuentes: AFP, ANSA y EFE

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.