Cae un bastión talibán en Paquistán

Tras un mes de combates, el ejército reconquistó Mingora, la principal ciudad del valle de Swat
(0)
31 de mayo de 2009  

ISLAMABAD.- El ejército de Paquistán logró ayer reconquistar Mingora, la principal ciudad del valle de Swat, donde las fuerzas del gobierno lanzaron hace un mes una ofensiva a gran escala contra la insurgencia talibán.

El vocero del ejército, Athar Abbas, señaló que 25 combatientes talibanes fueron abatidos en los últimos enfrentamientos en Swat, el bastión de la insurgencia, y otros tres distritos vecinos en el noroeste del país. En tanto, un soldado murió y otros tres resultaron heridos.

"Actualmente Mingora (...) está bajo control de las fuerzas de seguridad", afirmó Abbas, quien admitió que aún quedan bombas-trampa y artefactos caseros activos. "Estamos intentando desactivarlos lo más rápido posible", añadió.

Las fuerzas de seguridad aseguraron un área de hasta 70 kilómetros al norte de Mingora, incluyendo la ciudad de Bahrain, sostuvo Abbas.

La captura de Mingora era crucial para los esfuerzos del gobierno paquistaní por reconquistar el valle de Swat e impedir que se consolide como un refugio de los insurgentes que amenazan la estabilidad del país. También aumenta las esperanzas de regresar a sus hogares de algunos de los 2,5 millones de desplazados que abandonaron la zona.

El conflicto en Paquistán se ha convertido en uno de los focos principales en la lucha antiterrorista que lleva adelante el gobierno del presidente norteamericano, Barack Obama.

Abbas indicó también que los combates dejaron completamente destruidos los servicios de Mingora, donde viven unas 300.000 personas. "Estamos tratando de restaurarlos -señaló-. Varios equipos médicos e ingenieros se han trasladado a la zona para atender a la población y restablecer el suministro de gas, electricidad y agua."

Las informaciones no pudieron confirmarse de forma independiente porque la zona está cerrada a los periodistas.

La ofensiva del ejército en el noroeste del país comenzó hace cerca de un mes después de que los talibanes violaran un controvertido acuerdo de paz con el gobierno. Desde entonces, más de 1200 insurgentes fueron abatidos y otros 79 detenidos, en tanto que 81 soldados murieron y 250 resultaron heridos, precisó ayer Abbas.

Los combates entre el ejército y los talibanes provocaron una crisis humanitaria y dejaron hasta ahora unos 2,5 millones de civiles desplazados, según estimaciones de la ONU. Otros 500.000 ya habían tenido que dejar sus hogares por la lucha contra los talibanes en otros distritos de la región. Ahora miles de personas están atrapadas en zona de combate sin alimentos ni medicinas.

El primer ministro paquistaní, Yusuf Raza Gilani, prometió ayer continuar con la operación contra lo que llamó "todos los elementos antiestatales, incluyendo milicianos extranjeros, como chechenos y uzbekos". Además, el premier dijo tener pruebas suficientes de que los insurgentes utilizan dinero de la droga para subsistir, informó la agencia estatal APP.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.