Caen la bolsa y el rublo mientras Primakov arma su gabinete