Califican de "explosiva" la situación en Najaf

El administrador civil norteamericano, Paul Bremer, sostuvo que los chiitas están almacenando armas en templos y escuelas de la ciudad iraquí
(0)
25 de abril de 2004  • 15:49

BAGDAD.- El administrador civil en Irak, el norteamericano Paul Bremer, calificó hoy de explosiva la situación en Najaf, y acusó a los chiitas radicales de almacenar armas en las mezquitas, mientras varios cohetes cayeron en Mosul (norte), un día después de los ataques suicidas que obligaron a interrumpir las exportaciones petroleras en el sur de Irak.

Según Bremer, los chiitas almacenan armas en mezquitas, mausoleos y escuelas de la ciudad santa, donde está atrincherado el jefe radical Moqtada Sadr.

Esta "situación explosiva constituye una amenaza para la población", afirmó.

Moqtada Sadr amenazó el viernes con recurrir a atentados suicida contra las fuerzas estadounidenses si entran en las ciudades santas chiitas del centro, después de que el ejército estadounidense concentró tropas alrededor de Najaf.

La coalición, conducida por los Estados Unidos, dice querer capturar o matar al jefe chiita, cuya milicia, el ejército del Mehdi, enfrentó en varias ocasiones, especialmente a principios de abril en el sur chiita y en Bagdad.

La tregua en Fallujah

Por otra parte, la coalición liderada por EE.UU. llegó a un nuevo acuerdo con los iraquíes hoy para prolongar por tiempo "indeterminado" el cese del fuego en la ciudad sunita de Fallujah, rodeada por el ejército estadounidense desde hace 20 días.

"Hemos llegado a un nuevo acuerdo que prolonga en forma ilimitada el cese del fuego", indicó Hashem al Hassani, del Partido Islámico Iraquí, que participa en las negociaciones.

Este acuerdo concluido entre los representantes de la ciudad sitiada y la coalición prevé también a partir del martes la prohibición de llevar armas en la ciudad, así como patrullas conjuntas de la coalición, las fuerzas policiales y de defensa civil iraquíes.

Una delegación de Fallujah llamó a las Naciones Unidas a jugar el papel de mediador para resolver la crisis, declaró un portavoz del grupo a la AFP en Amman.

"Nos hemos entrevistado con responsables de la ONU en la oficina del enviado especial de la ONU, Ross Mountain (en Amman) y le dimos un mensaje destinado al secretario general, para pedirle una mediación", precisó Mohamad Tarik Abdala, portavoz del consejo local de Faluja.

La exportación de petróleo

Por otra parte, el ministro de petróleo iraquí, Ibrahim Bahr al Ulum, declaró que esperaba "la reanudación el lunes" de las exportaciones petroleras desde el sur del país, interrumpidas por los atentados suicidas el sábado al anochecer.

"Se necesitan al menos dos días para reanudar las exportaciones", agregó, precisando que aproximadamente 1,6 millones de barriles pasan diariamente por dicha terminal.

"Las operaciones terroristas no interrumpirán el flujo de bruto iraquí", dijo, asegurando que los atentados fueron cometidos por extranjeros que "no quieren un futuro próspero para los iraquíes".

Pero se abstuvo de designar a Al Qaeda, la red terrorista de Osama ben Laden que utilizó en Yemen embarcaciones bomba para atacar al destructor USS Cole en 2000 y al petrolero francés Limburg, en 2002.

Se trata de los primeros ataques por mar en Irak. Tuvieron lugar tres días después de cinco atentados suicidas con coche bomba contra tres puestos de policía en Basora y la academia de policía de Zubeir, a 25km más al sur.

El ejército estadounidense anunció la muerte el domingo en el hospital de un guardacostas miembro del equipo que intentó inspeccionar la víspera una de las embarcaciones utilizadas para los atentados suicida contra las terminales petroleras en el sur de Irak, donde murieron otros dos soldados norteamericanos y otros cuatro resultaron heridos.

Con estos, son ya al menos doce los soldados estadoundenses muertos en los últimos días en Irak.

Mosul, en el norte de Irak, fue el teatro de tiros de cohetes que cayeron sobre una estación de policía, un hospital, el edificio de la televisión y un hotel de la ciudad, matando al menos a siete iraquíes y provocando varios heridos.

Visita australiana

El primer ministro australiano, John Howard, cercano aliado de los estadounidenses, visitó este domingo a las tropas de su país en Irak, al igual que el presidente búlgaro, Georgui Parvanov.

Este último confirmó que mantendrá al batallón de 450 militares búlgaros, basados en Kerbala, centro de Irak, y que forman parte de la división multinacional comandada por Polonia.

Estas visitas, mantenidas secretas hasta la llegada de las dos personalidades a Irak, ocurren al día siguiente de una sangrienta jornada durante la cual murieron 39 iraquíes y se anunció la muerte de nueve soldados estadounidenses.

Fuente: AFP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.