Cameron, duro contra la inmigración

Propuso restringir los subsidios a los inmigrantes de la UE
(0)
28 de noviembre de 2013  

LONDRES.- En un polémico artículo en el diario Financial Times, el primer ministro británico, David Cameron, anunció una serie de medidas para restringir el acceso a subsidios de desempleo y vivienda a los inmigrantes de la Unión Europea (UE) y defendió la deportación de los extranjeros "sin techo".

"La libertad de movimiento dentro de Europa tiene que ser menos libre" es el título del artículo de Cameron, con el que volvió a poner sobre la mesa las "preocupaciones" de su gobierno ante la posibilidad de que al país le pase factura el fin de las restricciones para Bulgaria y Rumania a partir del 1° de enero.

Cameron sostuvo que el gobierno laborista que lo precedió cometió un "error monumental" al no restringir el acceso al mercado laboral británico cuando Polonia y otros nueve países se sumaron a la UE en 2004.

El premier advirtió que la UE registró desde 2004 el mayor flujo migratorio desde tiempos de guerra y cifró en un millón el número de personas de Europa Central y del Este que residen actualmente en Gran Bretaña.

"Vamos a cambiar las reglas para que nadie pueda venir a este país esperando obtener beneficios laborales inmediatamente; no se los pagaremos durante los tres primeros meses", dijo Cameron.

Agregó que el subsidio de desempleo será suspendido después de seis meses si el solicitante no demuestra una "oportunidad genuina" de obtener trabajo.

Los inmigrantes tampoco podrán pedir el subsidio de vivienda no bien lleguen al país. Además, se deportará de forma expeditiva a aquellos que sean atrapados mendigando en la vía pública o durmiendo en la calle, y no podrán regresar a Gran Bretaña al menos por un año.

Para prevenir los abusos laborales de la población extranjera, Cameron adelantó que perseguirá a quienes contraten a personas por debajo del salario mínimo. Estos empleadores pagarán una multa de 24.000 euros por cada trabajador, "más de cuatro veces" el castigo contemplado por las leyes actuales.

Cameron cuestionó el principio del libre movimiento de personas dentro de la UE, ya que, según el premier, ese derecho "no puede ser incondicional".

En el artículo, dijo que un futuro gobierno conservador no sólo re-negociará la membresía británica en la UE, sino que pedirá mayores poderes en materia de política inmigratoria.

Cameron sostuvo que una de las ideas que propondrá a otros países del bloque es que se permita detener el ingreso de inmigrantes europeos, si los números exceden ciertos niveles.

En ese sentido, sugirió que la libertad de movimiento sólo debería permitirse plenamente si el ingreso promedio de personas de un país no está demasiado por debajo del promedio de la UE.

Si bien Cameron ya había planteado limitar la libre circulación en el espacio comunitario a principio de año, la presión de la prensa más conservadora y el auge del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) forzaron al primer ministro a adoptar un papel de plena intransigencia para reforzar su liderazgo.

Luego de la publicación del artículo, las críticas no tardaron en llegar. El comisario de Trabajo europeo, Laszlo Andor, advirtió que Gran Bretaña corre el riesgo de ser percibido como "un país muy desagradable" si sigue adelante con las medidas anunciadas.

Andor exhortó también al gobierno británico a "no generar histeria".

Agencias ANSA y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.