Cantos, bocinas y llantos al cumplirse un mes del derrumbe que atrapó a los mineros en Chile