Capturan al hijo más buscado de Khadafy en Libia

Saif al-Islam intentaba escapar a Níger por el desierto; debaten con la CPI dónde será juzgado
(0)
20 de noviembre de 2011  

TRIPOLI.- El hijo más buscado y aparente heredero del abatido dictador Muammar Khadafy, Saif al-Islam, fue capturado ayer en el desierto del sur de Libia por milicianos, cuando intentaba huir a Níger. Su arresto selló el fin definitivo del clan Khadafy, que hasta hace unos meses gobernó el país africano con mano de hierro.

El primer ministro interino libio y miembro del Consejo Nacional de Transición (CNT), Abdel Rahim al-Kib, anunció ayer que Saif al-Islam fue capturado en Ubari, 800 kilómetros al sur de Trípoli, y prometió que el hijo de Khadafy tendrá "un juicio justo". Luego del anuncio de la captura, los festejos estallaron en todo el país, sobre todo en las calles de Trípoli, Misurata y Benghazi, cuna de la revolución.

Si bien Al-Kib no dio más detalles de la detención del hijo de Khadafy, de 39 años, uno de los milicianos que participaron en su captura, Ahmed Ammar, relató que su unidad, integrada por 15 hombres en tres vehículos, interceptó a dos vehículos en el desierto, a 80 kilómetros de Ubari.

En los autos viajaban cinco personas, incluido Saif, rumbo a Níger, contó Ammar. Cuando los combatientes interceptaron los vehículos, Saif se identificó como Abdelsalam ("servidor de la paz"), un nombre curioso ya que su verdadero nombre significa "espada del islam".

Los milicianos lo reconocieron enseguida y lo detuvieron. Según contó Ammar, Saif "tenía mucho miedo de que lo mataran". Su padre, Muammar Khadafy, fue golpeado y asesinado hace un mes, tras ser capturado por combatientes en Sirte, su ciudad natal.

Otro de los dirigentes de la brigada que lo detuvo, Ali al-Atiri, aseguró en una conferencia de prensa ayer que Saif "pidió ser ejecutado de un disparo en la cabeza". Los combatientes se negaron y decidieron trasladarlo en avión hasta Zintan, 150 kilómetros al sur de Trípoli, donde permanecerá bajo arresto hasta la formación de un nuevo gobierno libio. Está previsto que el Al-Kib forme el gobierno pasado mañana.

Después de su detención, el hijo de Khadafy dijo ayer a la agencia Reuters que se encontraba "bien" y aseguró que las heridas que tiene en su mano derecha fueron causadas hace un mes por un bombardeo de la OTAN.

Juicio

Aún no se sabe cómo será el proceso judicial del hijo de Khadafy, que era buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por acusaciones de crímenes de lesa humanidad cometidos en Libia durante las revueltas que estallaron en febrero.

Para la CPI, permanece abierta la orden de procesamiento ante La Haya bajo criterios internacionales. Para las autoridades interinas de Libia, corresponde a ese país juzgarlo, bajo la ley de Libia.

El fiscal de la CPI, el argentino Luis Moreno Ocampo, dijo ayer a periodistas que viajará al país africano dentro de una semana para analizar los pasos a seguir. "Iré a Libia a discutir cómo manejaremos el asunto. Pero la noticia es que Saif comparecerá ante la justicia. Dónde y cómo es lo que vamos a discutir", indicó Moreno Ocampo.

Por su parte, el ministro de Justicia libio, Mohammed al-Allaqui, sostuvo que Saif será procesado en Libia y que incluso podría ser condenado a pena de muerte. "Será procesado en Libia por crímenes que prevén la pena de muerte. Llevó a otros a matar, abusó de fondos públicos, amenazó y reclutó mercenarios", dijo el ministro de Justicia.

La comunidad internacional instó al gobierno libio a colaborar con la CPI. El Departamento de Estado norteamericano insistió en un "juicio justo" y un "trato humanitario", mientras que el primer ministro británico, David Cameron, dijo que Saif debe ser sometido a un proceso acorde con las reglas internacionales.

Agencias AFP, EFE, DPA y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.