Capturan en México al líder del debilitado cartel de Tijuana

EE.UU. ofrecía una gigantesca recompensa por Fernando Sánchez Arellano
(0)
25 de junio de 2014  

CIUDAD DE MÉXICO.- Soldados mexicanos capturaron ayer al líder del debilitado cartel de Tijuana , dirigido por la familia Arellano Félix, por el que los gobiernos de México y Estados Unidos ofrecían grandes recompensas, anunciaron ayer fuentes del gobierno.

Fernando Sánchez Arellano, alias "el Ingeniero", fue capturado a última hora de anteayer en una casa en Tijuana cuando finalizaba el partido de fútbol entre México y Croacia en el Mundial de Brasil. En el operativo no hubo disparos y al jefe narco se le secuestraron 100.000 dólares.

Sánchez Arellano era buscado por la Procuraduría General de la República (PGR) de México por delincuencia organizada, delitos contra la salud y violación de la ley de armas de fuego.

La fiscalía ofrecía una recompensa de 2,3 millones de dólares por su captura, mientras que el Departamento de Justicia norteamericano lo buscaba por tráfico de drogas y ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares.

El capo, que sería trasladado a la Ciudad de México en las próximas horas, asumió el mando de un diezmado cartel tras la detención de todos los familiares que estaban a cargo de la organización criminal, cuyo apogeo fue en la última década del siglo pasado, cuando llegó a controlar el flujo de cocaína, marihuana y otras drogas hacia Estados Unidos a través de Tijuana y Mexicali, en el noroeste mexicano.

Benjamín Arellano Félix fue arrestado en 2002 y extraditado a Estados Unidos en 2012. Javier Arellano Félix fue capturado en 2006, mientras que Eduardo Arellano Félix, en 2008, y extraditado a Estados Unidos en 2012. Ramón Arellano Félix murió en un enfrentamiento con la policía en 2002.

Guerra interna

Además, entre 2006 y 2008 el grupo se desangró en una guerra interna cuando un lugarteniente de la organización, Teodoro García Simental, intentó disputar el control del cartel e inició una batalla que convirtió a Tijuana en una de las ciudades más violentas de México, con tiroteos durante el día, decapitaciones y cadáveres mutilados colgando de puentes.

La estructura de la organización ya se encontraba seriamente debilitada cuando Simental fue arrestado en México en 2010, lo cual abrió una rendija para la entrada en la ciudad fronteriza del cartel rival de Sinaloa, que comenzó a ganar el control de varios lugares de la localidad y su codiciado corredor de contrabando hacia San Diego.

En mayo de 2013, la DEA incluyó a Fernando Sánchez Arellano entre los seis narcotraficantes más influyentes en la región, aunque las autoridades estaban más preocupadas por el incremento de la presencia del cartel de Sinaloa.

Gary Hill, un agente de la DEA a cargo de la oficina en San Diego, dijo entonces que Fernando Sánchez Arellano era "casi como un fantasma" e incluso afirmó que "él no tiene control ni poder".

La captura del capo se da unos meses después de la detención del hombre más buscado de México, Joaquín Guzmán Loera, alias "el Chapo", líder del cartel de Sinaloa, capturado en febrero en su estado natal tras 13 años prófugo.

Guzmán dirigió una guerra contra carteles rivales, particularmente el de Los Zetas, y las fuerzas de seguridad, que desató una espiral de violencia ligada al narcotráfico que ha dejado más de 90.000 muertos desde que el ex presidente Felipe Calderón asumió, a fines de 2006, y lanzó una campaña militar contra los carteles de la droga.

Con la llegada al poder de Enrique Peña Nieto, en diciembre de 2012, los índices de violencia disminuyeron sensiblemente, pese a que se intensificaron las operaciones contra el crimen organizado y el gobierno se encuentra en plenas negociaciones para intentar regularizar a las llamadas autodefensas, grupos paramilitares que combaten a los carteles.

El heredero de un violento clan

Fernando Sánchez Arellano - Narcotraficante

  • "El Ingeniero" es hijo de Enedina Arellano Félix, integrante del clan de diez hermanos fundadores del cartel de Tijuana

Agencias DPA, ANSA y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.