Caracas se convierte en la ciudad más violenta del planeta