Cardoso: Bush no sabe nada de América latina

Por Luis Esnal Corresponsal en Brasil
(0)
30 de junio de 2002  

SAN PABLO.- Como si quisiera emular a su par uruguayo, Jorge Batlle, el presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, desató, sin buscarlo, otro escándalo diplomático, aunque en su caso con los Estados Unidos, con declaraciones formuladas a la prensa desconociendo que estaba siendo grabado.

Ante un periodista mexicano que lo estaba entrevistando, Cardoso afirmó, sin pelos en la lengua, que el presidente norteamericano, George W. Bush, "no sabe nada de América latina", y que cuando le pidió reiteradas veces que ayudara a la Argentina, el jefe de Estado norteamericano simplemente "demostró una actitud completamente hands off ". El término en inglés podría ser traducido como "lavarse las manos".

Cardoso, que viene protagonizando roces diplomáticos con la Casa Blanca durante los últimos meses, hizo tales declaraciones durante un intervalo de la grabación de una entrevista con el periodista y escritor mexicano Héctor Aguilar Camin, en su programa "Zona Abierta", transmitido por la emisora Televisa 2, la que, sin autorización del presidente brasileño, colocó los trechos de la conversación con Aguilar Camin al aire, para promociocionar el programa. Durante esos trechos, Cardoso contó que le pidió a Bush "reiteradas veces" que ayudara a la Argentina, para que el país saliera de la crisis. "La primera vez que conversé con el presidente Bush, él demostró una actitud completamente de hands off. " Según Cardoso, "después vino la cosa del terrorismo y ahí sí paró todo completamente". Es decir, tras los atentados del 11 de septiembre, el interés de Bush por la Argentina se habría reducido a cero, según la interpretación del brasileño.

Recientemente, una revista alemana reveló que durante un encuentro entre Bush y Cardoso, el presidente norteamericano se quedó sorprendido ante un comentario del brasileño, sobre los negros en este país. "¿Ah, ustedes también tienen negros?", habría dicho con cándida sorpresa Bush, ante un espantado Cardoso. Una asistente del jefe de Estado norteamericano intervino rápidamente para explicarle que Brasil es el país con mayor población negra del mundo fuera de Africa.

El episodio de Televisa ocurre apenas dos semanas después de que el presidente uruguayo, Jorge Batlle, fue filmado tras una entrevista con la cadena Bloomberg afirmando, entre otras cosas, que "los argentinos son todos ladrones, del primero al último".

En este caso, no hubo hasta el momento retractación del gobierno brasileño ni queja oficial de la administración norteamericana.

"Un poco irrelevantes"

Posteriormente, durante la entrevista formal, Cardoso apenas cuidó las formas, pero el mensaje permaneció siendo duro contra la administración Bush. Para el brasileño, después de los atentados, los latinoamericanos "volvimos todos a ser un poco irrelevantes (para los Estados Unidos). No es que estén contra nosotros, pero pasamos a ser irrelevantes bajo ese ángulo. Seríamos muy relevantes desde otro punto de vista: para formar una alianza en torno de ciertos valores. Porque somos todos democráticos, porque compartimos la visión de que el mercado es fundamental para ordenar las relaciones económicas, porque respetamos los derechos humanos", expresó.

Según Cardoso, desde ese ángulo los latinoamericanos "somos muy semejantes a la visión norteamericana, pero como no amenazamos, volvemos a la irrelevancia".

Con esa ácida declaración, que muestra el grado de tensión en las relaciones de ambos países, Cardoso expresó que "el debate está muy lejos de nosotros", con relación a los latinoamericanos. Durante la parte confidencial de la entrevista, el mandatario brasileño había dicho que el actual gobierno de los Estados Unidos "no tiene la misma red de contactos en la región que la administración anterior".

Para Cardoso, que dejará el gobierno el 31 de diciembre, luego de dos mandatos de cuatro años, sólo la opinión pública norteamericana podrá torcer la visión de Washington. Y consideró que Europa no supo contrarrestar la hegemonía norteamericana, que China puede demorar 50 años para convertirse en contrapeso de los Estados Unidos, y que aun así "sería patético volver al bipolarismo después de la Guerra Fría. No vale la pena".

Dos grandes cuestiones han tensado las relaciones entre los Estados Unidos y Brasil. La primera es comercial: Brasil se convirtió en el contrapeso de los Estados Unidos para la formación del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), y critica duramente actitudes proteccionistas del país del Norte, las que considera lesivas para sus intereses. El segundo motivo es geopolítico: la administración republicana les asigna mucho menos importancia a los foros multilaterales que su antecesora demócrata, lo que perjudica a Brasil, que por tamaño de economía, población o territorio se considera merecedor de una mayor atención.

Nunca en octubre

Durante el trecho dedicado a las cuestiones locales de Brasil, Cardoso dijo que los mercados no deberían preocuparse por una posible victoria de Luiz Inacio Lula da Silva en las elecciones, porque Lula "siempre ganó en mayo y perdió en octubre". Una también ácida referencia al karma del candidato del PT, que durante las últimas tres elecciones inició la campaña al frente de las encuestas y terminó siendo derrotado.

De cualquier forma, Cardoso criticó también a los mercados, los que consideró que encarnan hoy el "Big Brother" (Gran Hermano) actual, personaje imaginado por George Orwell en su libro "1984", que regía la vida de las personas.

"El mercado financiero es el Gran Hermano", concluyó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?