El expresidente de Renault y Nissan huyó de Japón y viajó al Líbano