Caso Enron: demanda legal sin precedente a la Casa Blanca

La oficina del Congreso que investiga la quiebra pidió la entrega de documentos
(0)
31 de enero de 2002  

WASHINGTON.- La oficina del Congreso estadounidense que investiga la quiebra de Enron acudirá a la Justicia para obligar al vicepresidente Dick Cheney a entregar los documentos que revelan los pormenores de las reuniones que mantuvo con representantes de compañías energéticas, incluyendo a los del malogrado gigante, informan ayer medios locales.

Es la primera vez, en sus 80 años de historia, que la Oficina General de Rendición de Cuentas (GAO, por sus siglas en inglés) demanda ante los tribunales al Ejecutivo.

Durante toda la semana se aguardaba una decisión del contralor general David Walker, líder del brazo investigador del Congreso, que finalmente anunció ayer. La GAO busca que Cheney, que dirigía ese grupo, entregue los documentos sobre las reuniones sostenidas al año último con ejecutivos empresariales, mientras el gobierno de George W. Bush forjaba una nueva política energética nacional.

La GAO quiere saber qué representantes de las compañías energéticas se reunieron con Cheney y sus colaboradores para discutir sobre la política de energía. Algunas de las reuniones incluyeron directivos de la ahora en quiebra Enron.

Cheney se niega a entregar las grabaciones y los documentos de esas reuniones, alegando que sentaría un precedente peligroso para el gobierno, que debe estar en condiciones de mantener reuniones fuera del alcance del público, ya que la publicación reduciría su capacidad de obtener un asesoramiento honesto por parte de expertos externos. Sin embargo, asegura que nada de aquellas conversaciones encierra algo sospechoso.

Los demócratas han solicitado a la GAO que investigue las operaciones de la comisión energética del gobierno, a la que acusan de consultar a demasiados ejecutivos de la industria y a pocos medioambientalistas antes de lanzar su plan energético, concentrado en los combustibles fósiles.

La GAO pedía los documentos desde mediados del año último, cuando la quiebra de Enron aún estaba lejana, pero los ambientalistas ya criticaban las decisiones en materia energética de la administración republicana.

No hubo comentarios inmediatos de la Casa Blanca. Sin embargo, el presidente Bush, quien ayer evitó referirse en forma directa al caso en su discurso sobre el estado de la Unión, ha respaldado enérgicamente la negativa de su vicepresidente a divulgar los registros del grupo de trabajo. Aunque los abogados de la Casa Blanca y la agencia han proseguido sus conversaciones esta semana, Cheney dijo el domingo que la disputa "probablemente se resolverá en los tribunales".

Destrucción de documentos

Enron admitió ayer que continuó destruyendo documentos de su sede en Houston hasta la semana pasada con la ayuda de varias compañías especializadas en trituración de papeles, con lo que violó una orden para preservarlos. El abogado de Enron Bob Bennett dijo que la destrucción de papeles continuó pese a que la empresa había ordenado el 25 de octubre último preservar los documentos,

Pero la compañía explicó que los documentos destruidos eran propuestas de negocios y materiales relacionados con las nóminas, y en ningún momento implicaban aquellos vinculados con las investigaciones criminales.

Qué es la GAO

  • WASHINGTON (AP).- La Oficina General de Rendición de Cuentas (GAO) comenzó en abril de 2001 una investigación propia sobre el colapso de Enron, que se acentuó luego de que el Congreso reveló varias irregularidades. El jefe del organismo es David Walker, un republicano que fue voluntario en la campaña presidencial de George Bush padre. Walker señaló que la comisión debe investigar el caso porque la "task force" del gobierno para temas energéticos es pagada con dinero de los contribuyentes.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?