Cataluña o Brexit: ¿cuál divorcio tendrá más éxito?

Inés Capdevila
Inés Capdevila LA NACION

Análisis de Inés Capdevila en LN+

08:47
Video
(0)
18 de octubre de 2019  • 21:02

A continuación, sus principales conceptos:

  • Hay dos grandes divorcios en el mundo: uno es Cataluña, una región que se quiere separar de España, y el otro es Gran Bretaña, un país que quiere recuperar lo que cree que es su soberanía perdida ante Europa. Lo que tienen en común estos dos movimientos de repliegue es el fenómeno global de desintegración.
  • Eso es lo preocupante: hasta Estados Unidos se está replegando del mundo. La "guerra comercial" y el proteccionismo detrás de eso, su retirada de Medio Oriente, su pelea con las otras grandes potencias, entre otros.
  • Hoy en Cataluña hubo una enorme marcha: 525 mil personas que llegaron a Barcelona desde cinco diferentes rincones de Cataluña. Todas esas personas tenían dos cuestiones en mente: primero, un profundo repudio al fallo del Tribunal Supremo del lunes pasado, que condenó con penas de hasta 13 años de prisión a quienes fueron hace dos años los grandes dirigentes del gobierno catalán, los que declararon la independencia. Uno, Puigdemont, está fugado. El resto, doce de ellos, fueron enjuiciados en el proceso que inició en enero y terminó con el fallo mencionado.
  • El fallo inmediatamente provocó fuerte violencia. Esto cambia todo en el proceso nacionalista catalán. España no estaba habituada, tal vez como la Argentina, a este nivel de violencia en las calles. Esto hace al proceso tremendamente incierto, porque se están radicalizando ciertos grupos nacionalistas, no todos.
  • La facción independentista se está dividiendo: están los más moderados, que no acompañan la violencia porque dicen que le quita legitimidad al reclamo, y los más radicalizados. El gobierno español adjudica a estos últimos a la extrema derecha o a los "jóvenes anárquicos".
  • Pero la fracción independentista no es la única dividida: el gobierno central español también lo está. Esto es lo que hace tan difícil llegar a una solución.
  • El gobierno está tironeado por los diferentes partidos. Pedro Sánchez, el jefe de Gobierno, es un moderado que siempre fue dialoguista con los grupos independentistas. A su izquierda, está Podemos, que quiere ser aún más dialoguista y permisivo. A su derecha, el PP dice que se aplique el artículo 55, que es una especie de intervención en Cataluña. Mariano Rajoy lo hizo hace dos años, y el PP quiere que Pedro Sánchez haga lo mismo.
  • Todas estas subdivisiones generan una fragmentación absoluta que le resta cada vez más certezas a la resolución. Esto va a seguir, aunque probablemente la violencia ceda: porque cuanto más sube, más baja el apoyo político. Pero el conflicto seguirá y seguramente embarre el proceso político en España.
  • En cuanto al Brexit, Boris Johnson parecía que hizo finalmente un gol en la cumbre europea del jueves. Porque acordó resolver qué tipo de frontera se traza entre Irlanda del Norte e Irlanda. Si es una frontera dura, de controles y peajes, o militarizada; se está dando un enorme paso atrás respecto de la paz firmada en 1998.
  • Se llegó finalmente a una solución complejísima. Se trazó una frontera entre Irlanda del Norte e Inglaterra. Es como si la Argentina trazara una frontera con Córdoba para evitar que la provincia mediterránea se pelee con otro país. Además, ponen una frontera blanda entre ambas Irlandas. Ese es el acuerdo.
  • Pero en el sistema parlamentario de Gran Bretaña tiene que votar el parlamento este acuerdo, y Boris Johnson no tiene los votos para que se apruebe. Entonces habrá otra prórroga, más negociaciones y más parálisis.

ADEMÁS
LN+

MÁS LEÍDAS DE LN+

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.