Cayó "El Kiki", el joven que causó conmoción en Uruguay por asesinatos a sangre fría

Cristian Damián Pastorino Pimintel, alias Kiki
Cristian Damián Pastorino Pimintel, alias Kiki Crédito: Ministerio del Interior de Uruguay
Nelson Fernández
(0)
20 de febrero de 2018  • 21:43

MONTEVIDEO.- Nadie lo conocía como su madre, por eso ella había advertido a la Policía uruguaya que lo buscaba por crímenes a sangre fría de dos mujeres jóvenes, una en diciembre, que era su novia, y otra el sábado pasado, una cajera de mercado barrial. "Antes muerto que en la cárcel", avisó la madre, convencida de que su hijo de 21 años, al que llamó Christian cuando nació pero que de adolescente se convirtió en un asaltante peligroso, apodado “El Kiki”.

Y así fue. La policía lo rodeó esta tarde en una casilla de madera en la villa “El Monarca” en los suburbios montevideanos, el barrio obrero “Manga”, y antes de que lo detuvieran se disparó un balazo en la cabeza. Estaba con otro chiquilín, testigo del final dramático de una vida áspera.

Cristian Damián Pastorino Pimintel había nacido el 1º de noviembre de 1996 y su prontuario incluye varios hurtos y rapiñas en su adolescencia. El 11 de diciembre mató de un balazo a su novia, Alison, que estaba embarazada de varios meses. Fue cuando se dio a la fuga y la madre no supo más de él.

Reapareció en público el sábado cuando entró armado al supermercado “Super Vero”, una especie de almacén de barrio, en la zona cercana a la cancha del Club Nacional, donde este miércoles jugará el equipo argentino Banfield.

El fiscal a cargo de la causa aseguró que

00:36
Video

Encaró a un guardia de seguridad, un venezolano que tenía el día libre pero había ido a trabajar para cubrir a un compañero, y luego a Florencia, una cajera de 26 años con un hijo de 8 años que trabajaba ahí hacía pocas semanas. Ella se puso nerviosa y no pudo abrir la caja. La otra cajera sí lo hizo y "El Kiki" se llevó unos 2000 pesos uruguayos, algo así como unos 70 dólares. Cuando se iba le dio un balazo al guardia y otro disparo a Florencia, por la espalda.

El caso generó conmoción en la población y la fiscal del crimen anterior manifestó preocupación porque "El Kiki" no había sido capturado antes.

Este martes al caer la tarde la policía enfrentó al asaltante y criminal pero antes de que pudieran detenerlo se disparó en la cabeza. Lo llevaron al hospital más cercano donde quedó con "muerte cerebral".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.