Cercado por un escándalo, Tabaré Vázquez destituyó a la nueva cúpula militar

El jefe del Ejército fue echado a 14 días de asumir por amparar en un tribunal castrense un crimen de la dictadura
El jefe del Ejército fue echado a 14 días de asumir por amparar en un tribunal castrense un crimen de la dictadura Fuente: Archivo
Nelson Fernández
(0)
2 de abril de 2019  

MONTEVIDEO.- Apenas 14 días duró en el cargo de comandante en jefe del Ejército el general José González, un paracaidista militar que reemplazó al cesado jefe Guido Manini Ríos, que ahora se prepara para ser candidato a presidente.

En medio de una crisis política por reconocimiento de culpas en crímenes de la dictadura (1973-1985), el nuevo jefe del Ejército cesado arrastró al ministro y al viceministro de Defensa, que renunciaron, y a otros cinco generales.

El motivo es el trascendido público de declaraciones de militares en tribunales internos de las Fuerzas Armadas, en los que reconocieron crímenes sin que los mandos los hayan considerado hechos graves.

¿Cuál es el caso? En 1973, los militares detuvieron al militante tupamaro Roberto Gomensoro y pocos días después dijeron que se había fugado. Pero en realidad había muerto en un cuartel y su cadáver apareció en un río del centro del país. Nadie reconoció aquel cuerpo, pero antes de darle sepultura el forense se quedó con el cráneo.

En 2002, el caso fue reabierto por una denuncia, y cuando fueron a ver el ataúd, no había nada. El cráneo permitió hacer el examen de ADN y comprobar que era el cuerpo de Gomensoro.

Otro militante tupamaro dijo que había visto cuando un coronel de apellido Gómez había matado a Gomensoro. Ese militar retirado terminó en prisión, aunque no había pruebas. Las hijas confiaron en la inocencia de su padre y llevaron el caso al periodista Leonardo Haberkorn, que investigó el hecho y publicó un libro que recogió la trágica historia. En medio de eso, otro militar retirado contó la verdad ante un juzgado y Gómez recuperó su libertad.

Pero el caso iba a generar más sorpresas. Los militares involucrados en la desaparición de aquel militante fueron a un tribunal de honor del Ejército y sostuvieron que ellos no habían afectado el honor de la institución. Fueron observados, sin embargo, porque dejaron que Gómez fuera a la cárcel sabiendo que era inocente,

El informe fue al Ministerio de Defensa y luego llegó al presidente Tabaré Vázquez, que, aunque con reservas, homologó el fallo. Al mismo tiempo, Vázquez decidió cesar al entonces jefe del Ejército Guido Manini Ríos, porque en los comentarios del fallo hizo duras críticas a la Justicia, con el argumento de que procesaban sin pruebas a militares de la dictadura.

La relación de Vázquez con el general Manini venía deteriorada. Ya el año último lo había sancionado con arresto a rigor, pero la fórmula que encontró para echarlo terminaría abriendo nuevos problemas.En lugar de Manini designó al frente del Ejército al general José González, uno de los miembros del polémico tribunal de honor, que asumió el 18 de marzo.

"Al recibir el altísimo honor de tomar la responsabilidad de liderar a nuestra fuerza, se asume con humildad, espíritu de sacrificio y responsabilidad, pero sobre todo con cabal conciencia del desafío que implica", dijo el militar.

Pero el sábado, el diario El Observador publicó el contenido de las actas del tribunal, en las que el militar más cuestionado por torturas y crímenes, el teniente coronel José Gavazzo, reconocía que había interrogado a Gomensoro, que una mañana "apareció" muerto y que un superior le pidió que lo hiciera desaparecer. Contó que cargó el cuerpo, lo llevó en auto hasta el centro del país, lo pasó a un bote, lo envolvió en malla de alambre, le ató piedras y lo tiró al río Negro.

El tribunal de honor integrado por los generales José González, Gustavo Fajardo y Alfredo Erramún concluyó que los militares Gavazzo y Silveira -otro de los acusados- no habían afectado el honor del Ejército, pero sí el del Cuerpo de Oficiales, por no haber salvado al coronel Gómez.

Gavazzo y Silveira apelaron y el caso fue a un tribunal de alzada con otros tres generales. Todos ellos tuvieron las declaraciones del responsable de la desaparición y no hicieron nada. Tampoco el ministerio. De los 16 generales del Ejército, Vázquez destituyó a siete generales en menos de un mes.

La oposición cargó contra el gobierno porque tuvo el expediente para leer, pero reaccionaron cuando un periodista lo hizo conocer.

El expresidente Julio María Sanguinetti, que se postula por el Partido Colorado, dijo: "Fue un error del gobierno homologar un horroroso fallo del tribunal; fue otro error designar un comandante cuestionable; es un acierto sacarlos a todos; no ha habido adecuada conducción en un tema esencial".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.