Cerrar la prisión, un desafío muy complicado