Chávez acusa a los opositores de subversivos

El presidente los responsabilizó por la violencia de anteayer Por su parte, los antichavistas anunciaron que seguirán con sus protestas hasta lograr que se convoque a un referéndum Ayer cortaron rutas y cerraron avenidas en Caracas
(0)
29 de febrero de 2004  

CARACAS.- En un clima de tensión, la oposición venezolana realizó ayer por segundo día consecutivo acciones de protesta cerrando algunas de las principales avenidas y autopistas de Caracas, mientras el presidente Hugo Chávez responsabilizó a sus opositores por los desmanes de anteayer, los calificó de "subversivos" y aseguró que impedirá que alteren la paz del país.

Los líderes opositores se unieron a sus partidarios en barrios del este, sureste y oeste de la ciudad, pidiendo que se realice un referéndum para revocar el mandato de Chávez.

También acusaron al gobierno por la muerte de dos personas en la marcha que realizó la oposición anteayer, que tenía como meta llegar hasta al centro de reuniones del Grupo de los 15, para denunciar, ante los presidentes de los países que lo conforman, las supuestas maniobras del oficialismo para detener el referéndum.

La manifestación de anteayer se tornó violenta luego de que la marcha se encontró con la Guardia Nacional (policía militarizada) en las cercanías del hotel Hilton, donde se realizó la cumbre. Según cifras oficiales, los disturbios dejaron dos muertos y 41 heridos por armas de fuego, balas de goma y objetos contundentes.

Chávez responsabilizó ayer a la oposición por la violencia y sostuvo que todo formó parte de la acción de la "subversión de la extrema derecha" para enturbiar la XII Cumbre del G-15. "Serán tratados como subversivos", dijo el mandatario.

El gobernante dijo que sus adversarios, a los que acusa de golpistas y conspiradores, "pretenden desesperadamente alterar de nuevo la paz de la república. No lo van a conseguir".

El vicepresidente José Vicente Rangel dijo que la oposición trató de crear anteayer una "catástrofe" para propiciar una rebelión cívico-militar como la de abril de 2002, que sacó a Chávez del gobierno por dos días.

"El gobierno tiene perfectamente claro lo que va enfrentar a partir de este momento, porque vamos a actuar en función de la nueva realidad operativa de la oposición", dijo Rangel. "La oposición pasó de la lucha de masas al foquismo: lo que vimos ayer en la marcha fue que pasaron de la lucha de masas a una actividad de guerrilla urbana", agregó.

Las manifestaciones de ayer comenzaron por la tarde, luego de horas de tensa calma en la capital. Estas protestas responden a la nueva estrategia "Toma tu calle", un llamado de la opositora Coordinadora Democrática de mantenerse en estado de protesta hasta que se acepte realizar un referéndum contra Chávez.

Además, la oposición pidió ayer al secretario general de la OEA, César Gaviria, que convoque a los cancilleres de la organización para que "evalúen y adopten las medidas que impone toda alteración del orden constitucional" en su país, en el que se aleja -según estima- la posibilidad de realizar un referéndum revocatorio del mandato de Chávez.

Las protestas de la oposición se realizaron horas antes de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) haga un anuncio oficial sobre el pedido de referéndum contra Chávez. El CNE tiene plazo hasta hoy para anunciar cuántas firmas válidas quedaron tras el proceso de verificación, después de lo cual habrá un plazo de cinco días para presentar reclamaciones.

También hoy los chavistas se volcarán masivamente a las calles de Caracas en una marcha para denunciar la "injerencia estadounidense" en los asuntos internos de Venezuela.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.