Chávez desafió a la oposición

Aseguró tener las "botas puestas" y defendió la revolución
(0)
24 de enero de 2002  

CARACAS.- Las calles de Caracas fueron escenario ayer de una gran medición de fuerzas entre el presidente Hugo Chávez y los grupos de oposición, que realizaron dos marchas simultáneas para celebrar los 44 años de vida democrática en Venezuela.

Aunque se temían actos violentos, algo que ambos bandos denunciaban como inminente debido al caldeado clima político, las manifestaciones culminaron sin que se registrarán enfrentamientos.

"Quiero felicitar y reconocer la actitud del pueblo bolivariano. Una actitud de paz y alegría. Eso es lo que inunda los espacios", dijo Chávez ante cientos de miles de sus seguidores.

El presidente venezolano tildó, sin embargo, de "contrarrevolucionaria" la marcha realizada por grupos opositores, ante los que aseguró tener las "botas puestas" para enfrentar toda acción contraria a su gobierno.

"Que nadie se duerma, que nadie se descuide. Nosotros estamos con las botas puestas, listos para salir en defensa del proceso revolucionario", dijo el mandatario ante miles de simpatizantes apostados a las puertas del presidencial Palacio de Miraflores.

Odio y resentimiento

Chávez aseguró que quienes participaron en la manifestación opositora estaban cargados de "odio" y "resentimiento" y contaron con el despliegue de medios de comunicación, empresarios y sindicatos opositores, a los que tildó de "escuálidos sin alma".

"Hicieron una marcha fría, cargada de odio (...) y nosotros derrochamos amor, alegría", indicó el presidente al referirse a la multitudinaria marcha oficialista que se llevó a cabo al mismo tiempo en las calles del centro de Caracas.

La marcha de la oposición, nutrida por más de veinte organizaciones civiles, colmó las calles del centro de Caracas con miles de detractores que exigieron rectificaciones inmediatas al mandatario.

Al grito de "Chávez, vete ya", "Va a caer" y carteles con leyendas "Libertad sin mordaza", los detractores del gobierno ocuparon plazas y avenidas del centro caraqueño haciendo sonar cacerolas.

Chávez minimizó la protesta de los opositores al volver a acusarlos de "contrarrevolucionarios" que pretenden impedir los cambios de su gobierno y aseguró que este año su administración proveerá "más revolución" en Venezuela.

El mandatario aseguró que en los próximos días ocurrirán "acontecimientos importantes" en el ámbito político y anunció que una caravana atravesará durante tres días varias ciudades del país en conmemoración al 4 de febrero de 1992.

Ese día el entonces teniente Hugo Chávez lideró un fallido golpe militar contra el gobierno del socialdemócrata Carlos Andrés Pérez.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?