Chávez logró impedir un polémico referéndum

La consulta buscaba acortar su mandato
(0)
29 de noviembre de 2002  

CARACAS.- El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela declaró anoche nula la convocatoria a un referéndum consultivo sobre la permanencia en el cargo del presidente, Hugo Chávez, que pocas horas antes había sido aprobado por las autoridades electorales.

La medida impulsada por la oposición había sido aprobada por el Consejo Nacional Electoral (CNE) con el voto de tres de sus cinco miembros, pero la sala constitucional del TSJ ratificó que se necesitan cuatro votos en el organismo para aprobar cualquier decisión.

Mientras llevan adelante permanentes protestas contra el gobierno y se disponen a realizar un nuevo paro general el próximo lunes, los partidos opositores habían logrado la convocatoria al referéndum para el próximo 2 de febrero de 2003. La población debía responder si apoyaba o no la renuncia de Chávez.

El vicepresidente, José Vicente Rangel, dijo que el dictamen del TSJ "decreta la absoluta nulidad de la decisión de convocar el referéndum consultivo". Rangel había expresado que la convocatoria al referéndum era "un golpecito electoral" y adelantó que el gobierno acudiría al TSJ ante la inconstitucionalidad de la medida.

Por su parte, Chávez había advertido el domingo último que no haría caso a un referéndum consultivo (no vinculante). "Ni que pierda con 90% de los votos", dijo el mandatario.

El gobierno sostiene que según la Carta Magna sólo se puede convocar a un referéndum revocatorio del mandato cuando se cumple la mitad del período presidencial, es decir, en agosto de 2003.

La oposición reconoció que el mandatario no estaría forzado a dimitir si perdía en la consulta, pero señaló que un resultado desfavorable para Chávez tendría un significado político fulminante.

Sondeos de Datanálisis y de Consultores 21, dos de las encuestadoras más importantes del país, realizados este mes, reflejan que más del 60% de los electores votaría por la renuncia de Chávez en un referéndum.

Chávez, de 48 años, fue elegido a fines de 1998 y reelegido en 2000 por seis años, con más del 56% de los votos; la oposición lo acusa de autoritario y cuestiona sus medidas económicas, en particular una reforma agraria denominada "Ley de tierras".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.