Chávez quiere que la ducha dure 3 minutos

Dijo que eso es comunismo; instó a no usar el aire acondicionado
(0)
28 de octubre de 2009  

CARACAS.– Un país construido sobre un océano energético está luchando para poder mantener encendidas las luces.

Una sequía récord, años de mala planificación y falta de inversiones causaron que los apagones y la escasez de agua sean hechos cada vez más frecuentes en la vida cotidiana de gran parte de Venezuela (un país rico en petróleo), lo que ha ocasionado protestas que el presidente Hugo Chávez intenta apaciguar infructuosamente.

El mandatario está usando sus discursos diarios por televisión para instar a los venezolanos a apagar sus equipos de aire acondicionado y abandonar sus piletas. Incluso dio un sermón al país en el que exaltó las virtudes tonificantes de una ducha fría de sólo tres minutos de duración.

"Hay gente que se pone a cantar en el baño media hora. ¿Qué comunismo es ése?", criticó Chávez. "Yo lo he contado: tres minutos es más que suficiente; no quedo hediondo. Un minuto para mojarse, otro para enjabonarse y el tercero para enjuagarse. Lo demás es un desperdicio", opinó.

La semana pasada, Chávez entró en acción: anunció un plan de emergencia para ahorrar electricidad y designó a un nuevo miembro en su gabinete para que encabezara el recién creado Ministerio de Energía Eléctrica, que supervisará el sector. El presidente sostiene que el racionamiento puede ser una solución y que dará el ejemplo al bajar al mínimo el aire acondicionado y apagar más luces en el palacio presidencial.

Derrochar electricidad es "un delito", dijo Chávez. El domingo pasado, advirtió a los centros comerciales que están consumiendo demasiada electricidad y señaló que ya no deben seguir contando con un servicio barato de energía. "Tendrán que comprar sus propios generadores, y si no lo hacen, les cortaré el suministro eléctrico", amenazó.

El mandatario culpó de esta situación, en parte, a los venezolanos ricos que tienen piletas de natación, lavan sus autos de manera compulsiva y tienen un televisor en cada habitación. "Los que más malgastan son los ricos", dijo Chávez.

Según una encuesta publicada ayer por el diario El Universal, la popularidad de Chávez está en baja: el 46% de los consultados expresaron una opinión positiva acerca de su gestión, contra el 53% del mes anterior.

El encuestador Luis Vicente León, de la firma Datanálisis, dijo que la caída estuvo vinculada, principalmente, con las preocupaciones sobre la economía y otros factores, que incluyen cada vez más denuncias sobre el poder y los problemas por la escasez de agua, que apareció por primera vez como una de las principales inquietudes de los venezolanos.

Cada vez hay más manifestantes furiosos que se quejan frente a las oficinas de la estatal Corporación Eléctrica Nacional con sus licuadoras, televisores y estéreos fundidos por las subidas de tensión. Otros queman las facturas de electricidad en las calles como protesta contra los recurrentes apagones.

El consumo energético total ha aumentado alrededor del 25% desde 2004, un período durante el cual Venezuela gozó de un boom petrolero y las tarifas eléctricas estuvieron congeladas, lo que ofreció escaso incentivo para el ahorro de electricidad.

Millones de venezolanos pobres tienen electricidad gratis porque se conectan "colgándose" del tendido eléctrico.

Los críticos de Chávez señalan que el gobierno ignoró durante demasiado tiempo las raíces del problema: las inversiones necesarias para ampliar la producción energética y satisfacer el aumento del consumo.

El economista y director de la revista Tal Cual , Teodoro Petkoff, opositor al gobierno, acusó a Chávez y a sus aliados de descuidar el sector energético. "La crisis energética es hija legítima de Hugo Chávez. No es necesario realizar pruebas de ADN para comprobarlo", dijo.

El Niño, responsable

Chávez reconoce que las demoras en el mantenimiento de la red y una planificación defectuosa son, en parte, responsables de la situación, pero insiste en que el incremento de la demanda y los recientes cambios climáticos son los mayores problemas.

"Es El Niño", explicó, en referencia al fenómeno periódico en el que el calentamiento del océano Pacífico tropical ocasiona inusuales patrones climáticos.

Según el gobierno, el fortalecimiento de El Niño sería el culpable de la escasez de lluvias, que ha dejado el nivel de agua de los embalses en su promedio histórico más bajo. Las represas hidroeléctricas producen alrededor de tres cuartas partes de la electricidad del país.

Chávez ha dicho que el nivel del agua de la represa de Gurí, la más grande del país, es un 30%inferior a su nivel histórico más bajo.

La temporada de lluvias venezolana termina el mes próximo y no es probable que se produzcan precipitaciones significativas hasta mayo o junio, por lo que muchos esperan más apagones y fallas eléctricas.

Para el mes próximo, ya se programó un racionamiento escalonado de agua en Caracas, con cortes en el suministro en un distrito por día.

Y Chávez insta a los venezolanos a ahorrar agua. Recientemente dijo que él sólo necesita una ducha de tres minutos. "Lo he probado y no termino hediondo", garantizó.

Como parte del plan de ahorro energético, el gobierno de Chávez está distribuyendo lámparas de bajo consumo e instalando generadores con motores diésel en las regiones más afectadas. También considera firmar un decreto que establecería multas para los consumidores que gastan demasiada electricidad.

Aixa López, una abogada caraqueña de 39 años, formó el año pasado un grupo de presión para monitorear la gravedad del problema, después de que un apagón dejó fuera de servicio un nebulizador que estaba utilizando para tratar a su hija de dos años por un ataque de asma.

El Comité de Afectados por Apagones dice que los cortes golpean a la capital y a los 23 estados venezolanos, y que ocho de ellos sufren apagones frecuentes, con un promedio de entre tres y cinco veces por semana. En los casos más graves, afirma, se prolongan hasta por 12 horas.

Los cortes de energía han interrumpido las cirugías en los hospitales. Varios cortes importantes que se produjeron este año en Caracas dejaron a la ciudad sin subtes y sin iluminación en las calles.

"No se puede negar que la ineficiencia del gobierno causó esta crisis", dijo López, que señaló que Venezuela nunca sufrió cortes energéticos significativos ni otros problemas antes de que Chávez nacionalizara las principales empresas eléctricas en 2007.

El gobierno dice que gastó 16.500 millones de dólares en modernizar el tendido eléctrico desde 2002, pero sólo se completaron dos de tres docenas de proyectos, según el sitio web de la empresa estatal de energía.

En las áreas donde los apagones son más frecuentes, algunos venezolanos exasperados parecen estar perdiendo la paciencia.

Rafael Moreno se quejó de que un apagón dejó fuera de servicio el sistema de aire acondicionado de su granja avícola situada en el estado de Táchira y mató a más de 12.000 pollos. "Perdí más de 27.000 dólares en cuatro horas", dijo Moreno, quien desde entonces compró generadores diésel para evitar el problema.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.