Suscriptor digital

Chechenia: Putin quiere sacar rédito de la guerra

En campaña, dijo que podría negociar con los rebeldes.
(0)
21 de marzo de 2000  

GROZNY.- El presidente interino de Rusia, Vladimir Putin, efectuó una sorpresiva visita preelectoral a la capital de Chechenia, a bordo de un jet de combate, y dijo que los rebeldes debían escoger entre la rendición o su eliminación.

Sin embargo, según la agencia AFP, se mostró por primera vez dispuesto a iniciar negociaciones políticas con los guerrilleros separatistas "que están en las montañas", cuando faltan sólo cinco días para la elección presidencial.

En una entrevista concedida a la televisión privada NTV, el presidente interino declaró:"Daremos una posibilidad incluso a los hombres que se encuentran en los desfiladeros".

Putin agregó, según AFP: "Estamos listos para iniciar negociaciones con ellos para resolver los problemas del territorio en el que nos encontramos, por la vía de negociaciones pacíficas y un proceso político".

El mandatario había rechazado anteriormente los ofrecimientos de diálogo del presidente checheno, Aslan Masjadov, buscado por la justicia rusa bajo acusación de "rebelión armada".

En medio de la campaña para las elecciones del domingo, Putin dijo acerca de su visita a Grozny: "El primer objetivo es encontrarme con los comandantes que trabajan aquí, a quienes les queda aún trabajo por cumplir".

Hizo estas declaraciones tras descender del avión caza Sukhoi-27, en el que, ocupando la plaza de copiloto, viajó a Chechenia.

"Está previsto un segundo encuentro con civiles para examinar los problemas económicos y de reconstrucción de la república", agregó.

No habrá retirada

Putin afirmó que Moscú no tiene la intención de "retirar todas sus tropas" de la república independentista. Hasta el momento, Rusia utilizó 97.000 soldados para la operación en Chechenia.

"El contingente necesario para el cumplimiento de los objetivos permanecerá en el lugar", precisó.

Esta es la segunda vez que Putin, el "halcón" de la guerra en Chechenia, viaja al territorio separatista desde que fue designado presidente interino, el 31 de diciembre último. En aquel momento, pasó la noche de fin de año con los soldados.

El ejército federal teme "provocaciones" de los rebeldes a menos de una semana de la elección, por lo que se reforzó su presencia en Ingusetia y Daguestán, dos repúblicas vecinas de Chechenia.

"No vamos a permitir que los comicios sean saboteados", advirtió el general Guennadi Trochev, uno de los jefes de la operación militar.

"Pronto estaremos en condiciones de lanzar una acción de envergadura en toda Chechenia", había amenazado el domingo el responsable checheno Movladi Udugov, sugiriendo la posibilidad de un ataque rebelde antes del 26 de marzo.

Cerca de 1500 separatistas combaten todavía con las fuerzas federales en los desfiladeros de Argún y Vedeno (en el Sur), según el Estado mayor ruso.

"Quedan focos de resistencia en los alrededores de la localidad montañosa de Charo-Argún, que la artillería y la aviación seguirán bombardeando", añadió.

Una situación similar se vive en Komsomolskoye, a 30 kilómetros de Grozny, donde una operación de "limpieza" está en curso, según la misma fuente.

Los rusos afirman haber matado a 42 rebeldes en las últimas 24 horas en esa población. Según la agencia militar AVN, más de 50 soldados federales murieron en los combates por el control de Komsomolskoye en las últimas dos semanas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?