Chile, un país bipolar con el trabajo y el sueldo de las mujeres

Las eligen para gobernar, pero ganan 30% menos que los hombres
Federico Grünewald
(0)
21 de diciembre de 2014  

SANTIAGO, Chile.- Cuando Carolina Schmidt fue directora del Servicio Nacional de la Mujer chileno (Sernam), impulsó varias medidas en el Congreso para incentivar la participación femenina en cargos políticos.

Schmidt recuerda que entonces "los distinguidos parlamentarios, de diversos sectores políticos, me dijeron: «Mira, Carola, públicamente voy a salir a apoyarte, pero en el minuto en que se vote, vamos a salir todos de la sala»".

A la diputada Marcela Sabat, del opositor partido Renovación Nacional (RN), le ocurrió algo parecido cuando, desde la Bancada Transversal Femenina, participó de la tramitación del proyecto de ley de cuotas. "Hubo indicaciones mal hechas, para hacer problemas. «Yo ya las veo con esa plata tejiendo», dijo un diputado. Internamente, la pelea fue fuerte", cuenta Marcela, quien admite que al comienzo se oponía a esa legislación porque creía en la igualdad de méritos, hasta que vivió "la desigualdad y el bullying desde adentro".

Las mujeres representan el 15,81% del Congreso chileno (en la Argentina son el 36,6% y en América latina 24%) y el 13% participa en política (el índice en la región es de 20%).

Sin embargo, los esfuerzos para reforzar esa representación van desde reformar el sistema electoral con estímulos en dinero por cada mujer electa, con una ley de cuotas para que los partidos no puedan presentar más del 60% de candidatos del mismo sexo, hasta la aprobación en el Senado del proyecto que creará el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género.

Las mujeres son el 52% de la población en Chile; una mujer gobierna el país; otra preside el Senado; otra es jefa de los trabajadores; cuatro jóvenes mujeres condujeron las dos federaciones universitarias más grandes en el último tiempo, y en Santiago también manda una mujer. Sin embargo, si tuvieran los chilenos que elegir al personaje del año, seguramente sería un futbolista. .

¿Cómo se puede entender este comportamiento bipolar con las chilenas, que por un lado las valoriza y por otro las remunera menos que a los hombres? Los chilenos eligen y convalidan mujeres para cargos de representación, pero en el mundo del trabajo, ellas ganan menos que un varón en el mismo puesto y escasamente alcanzan cargos de toma de decisiones.

Esta semana, la Fundación Sol, una ONG dedicada al mundo laboral, difundió una cifra recogida con microdatos que procesaron de la recién liberada encuesta suplementaria de ingresos 2013, del Instituto Nacional de Estadísticas: el 62,8% de las mujeres en Chile percibe como remuneración 490 dólares o menos. En los hombres, el porcentaje es de 46,1%.

Desde Sol, la investigadora Carla Brega explica: "Los hombres en Chile ganan 30% más. Las diferencias salariales se incrementan a medida que sube el nivel de educación. Otro elemento es que las mujeres están más en los servicios, se reproducen las tareas domésticas, los roles de género pasan del hogar al mercado".

Brega comenta que el número de mujeres activas en el mercado laboral creció y alcanza actualmente al 47,8%, es decir, "tenemos cerca de 3,5 millones de mujeres trabajando". "El segundo sueldo [el de la mujer] ha sido muy importante para superar la pobreza. Sin embargo, en casa se mantienen los roles tradicionales del hogar y las mujeres optan más por empleos que no son de jornada completa," dice.

También preocupa que las desigualdades en el mercado del trabajo continúen hacia las jubilaciones. Por ejemplo, "para octubre de este año, el 93% de las mujeres se retiró del mercado laboral con jubilaciones de menos de 145.000 [235 dólares]", advierte la especialista.

Para Schmidt, ahora miembro del directorio de Enersis, la baja tasa de participación laboral femenina impacta con fuerza en el ingreso per cápita. "Si el país alcanzara la tasa promedio de participación laboral femenina de América latina, la pobreza podría disminuir en 20% y el per cápita, aumentar en 10%".

Schmidt aporta otras cifras: seis de cada 10 profesionales que salen al mundo del trabajo son mujeres y siete de cada 10 currículums que llegan para una vacante son de mujeres. "Están contratando mayoritariamente mujeres, podría pensarse, pero en cargos de toma de decisiones, la participación es mínima", explica y agrega que, en política, "pese a que hay muchas más mujeres inscriptas en los partidos, no las ponen en las planillas para optar a cargos, porque los que toman las decisiones son hombres, porque eligen a los candidatos entre amigos, porque tienden a pensar que están menos preparadas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.