China afila su arma global más efectiva: la diplomacia del ferrocarril