China, imparable, bota su primer portaaviones