China no logra evitar otra caída de sus mercados

El gobierno inyectó más liquidez, pero la incertidumbre financiera continúa
El gobierno inyectó más liquidez, pero la incertidumbre financiera continúa
(0)
29 de julio de 2015  

SHANGHAI.- Pese a que el gobierno chino se apresuró a tomar medidas para apuntalar el mercado financiero, las acciones bursátiles volvieron a caer ayer e hicieron aumentar la inestabilidad financiera en la segunda economía del mundo.

La bolsa de Shanghai cerró con una baja de 1,7% y Shenzhen, con una caída de 1,4%, tras un inicio con pérdidas de alrededor de un 4%.

La caída fue menor que la del día previo, un derrumbe de 8,4% que no se recordaba desde 2007, y sobre la que el gobierno está investigando si hubo alguna irregularidad.

Ante la debacle bursátil del lunes, la Comisión Reguladora de Valores de China (CSRC por sus siglas en inglés) señaló ayer que estaba dispuesta a comprar acciones para estabilizar la bolsa.

Zhang Xiaojun, vocero de esa entidad, anunció ayer que se están investigando "posibles irregularidades en el desplome bursátil del lunes [por anteayer]".

En tanto, el Banco Central dijo que inyectaría 50.000 millones de yuanes (unos 8000 millones de dólares) en los mercados monetarios, el mayor incremento de liquidez desde el pasado 7 de julio.

El Banco Popular de China también señaló que usaría "diversas herramientas monetarias" para mantener los niveles adecuados de liquidez, una señal de que podría ofrecer una mayor flexibilización monetaria.

Pese a estas decisiones, que buscaron aumentar la confianza de los inversores en títulos ordinarios que dominan los mercados de acciones de China, el índice referencial de Shanghai perdió un 1,7% ayer, mientras que el índice CSI300 de las mayores compañías que operan en Bolsa cedió un 0,2%.

La jornada de ayer, altamente volátil, como suele suceder en los mercados de China, provocó que ambos índices alcanzaran temporalmente pérdidas de más de un 4% y ganancias de más de 1%.

"La confianza de los inversores en el sector minorista en el principal mercado del territorio continental chino está muy débil", dijo Kay Hian, analista de la firma UOB en Hong Kong.

El dramático derrumbe de anteayer puso fin a tres semanas de relativa calma en los mercados chinos, lograda por la fuerte intervención del gobierno, que inyectó liquidez al sector y prohibió a los inversores que vendieran sus títulos.

Crisis improbable

Los expertos creen que una crisis financiera de gran envergadura es improbable en China. Sin embargo, temen que las turbulencias bursátiles puedan frenar el crecimiento económico de la segunda economía del mundo y esto a su vez puede tener consecuencias para toda la economía mundial.

"Si el gobierno no logra restablecer la confianza en los mercados, China difícilmente podrá alcanzar su objetivo de crecimiento de un 7% a finales de año", advierte un análisis del banco australiano ANZ.

El desplome de los índices bursátiles se había iniciado a mediados de junio. El principal indicador de la bolsa de Shanghai perdió en solo 18 jornadas de operaciones el 32% de su valor.

Para estabilizar los mercados, el Banco Central chino rebajó los tipos de interés hasta un mínimo histórico.

Además, ayer se postergaron nuevas salidas a bolsa y hasta un 50% de las acciones que se negocian en los mercados financieros se congeló temporalmente.

Agencias AP, EFE y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.