China rechazó un diálogo con Taiwan

No aceptó negociar de igual a igual; más protestas contra el gobierno en Taipei.
No aceptó negociar de igual a igual; más protestas contra el gobierno en Taipei.
(0)
21 de marzo de 2000  

TAIPEI.- China diluyó ayer la posibilidad de un diálogo inmediato con el presidente electo de Taiwan, mientras se incrementaban las protestas de los derrotados nacionalistas de la isla contra su líder, Lee Teng-hui.

El presidente chino, Jiang Zemin, calificó de "inaceptables" los términos de la invitación a dialogar formulada por Chen Shui-bian, que el sábado desplazó del poder al Partido Nacionalista (Kuomintang, KMT).

Chen rechaza el principio de "una sola China" que propone Pekín e insiste en que Taiwan sea tratado como un par.

Mientras tanto, miles de manifestantes mantuvieron ayer sus protestas contra la dirección del KMT. Arrojaron trozos de hormigón contra la sede partidaria y, blandiendo cañas, exigieron la renuncia inmediata de Lee.

Unos 3000 policías antimotines los enfrentaron con carros hidrantes y bastones. Se trató del peor hecho de violencia en Taipei en los últimos años: más de 38 personas resultaron heridas, entre ellas, un efectivo y un periodista.

Los manifestantes llevan más de 48 horas haciéndose oír y se niegan de plano a retirarse de la entrada de la sede central del Kuomintang, a pesar de las reiteradas cargas de la policía.

Líderes del KMTen el Congreso, desesperados por evitar fracturas que les hagan perder la mayoría parlamentaria, se unieron en los reclamos para que se vaya Lee, a quien se lo responsabiliza por la derrota de los nacionalistas luego de más de cinco décadas en el poder.

El triunfo de Chen supuso un enorme desafío del electorado taiwanés a Pekín, que durante toda la semana anterior había amenazado incluso con la guerra si resultaba elegido el candidato del Partido Demócrata Progresista (PDP), que defiende la independencia de la isla.

Alerta militar

Como una demostración de fuerza, un centenar de aviones de combate chinos realizó el domingo ejercicios de entrenamiento a pocos kilómetros de las costas de Taiwan.

Por su parte, los militares taiwaneses se mantenían en guardia en toda la isla, y los archipiélagos fronterizos de Kinmen y Matsu -a pocos kilómetros de las costas chinas- estaban en estado de alerta.

En tanto, una encuesta publicada por el diario Lien He Bao reveló que 62,8 por ciento de los taiwaneses se muestra satisfecho con el resultado de las elecciones y que pocos esperan que China materialice sus amenazas verbales contra la isla.

"Pekín tiene muchos otros asuntos urgentes que atender. Su situación económica es crítica y además, como gran potencia, debe pensar no sólo en sus intereses, sino también en la paz y la seguridad del área y del mundo", dijo Chen Pi-chiao, miembro del Consejo de Seguridad Nacional.

No obstante, la posibilidad de que China reaccione con la intensificación del cerco diplomático y con una escalada de amenazas militares mantiene preocupados a los taiwaneses.

"Somos conscientes del potencial conflictivo de la situación; por eso mantenemos gran cautela y moderación", dijo Hsiao Pi-khim, directora de Relaciones Internacionales del PDP.

Taiwan se mostró dispuesta a negociar con China y quiere que Pekín le dé un respiro en la transición política.

"Queremos que China deje a un lado, por el momento, el espinoso asunto de la soberanía de la isla y negocie otros temas previos que nos ayuden a crear un ambiente de mayor confianza", continuó Chen Pi-chiao, que también es asesor del presidente electo.

Los futuros líderes de Taiwan desean estabilizar y legitimar el statu quo, para expandir su proyección internacional, y buscan evitar el conflicto con China, aunque no a costa de "convertirse en una provincia dependiente de Pekín", añadió.

Taiwan mantiene relaciones diplomáticas con 29 países, 14 de ellos de América latina y el Caribe, donde realiza una importante cooperación internacional.

La Bolsa, en baja

Los mercados financieros reaccionaron ayer con preocupación ante los temores de que la victoria del independentista Chen desencadene un serio conflicto con China. La Bolsa cerró con una fuerte caída, de 2,59 puntos (es decir, 227, 22 puntos).

Sin embargo, la divisa taiwanesa se revalorizó ligeramente ante la intervención del Banco Central, que dispone de 113.640 millones de dólares en reservas.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.