China y EE.UU. anuncian un acuerdo histórico contra el cambio climático

Los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero del planeta, cuyas emisiones de CO2 conjuntas alcanzan el 45 por ciento del total mundial, se comprometieron a reducirlas para 2030
(0)
12 de noviembre de 2014  • 18:58

PEKIN.- Los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero del planeta, China y Estados Unidos anunciaron esta tarde un acuerdo "histórico" sobre cambio climático , recibido con alivio por los científicos pero con escepticismo por los republicanos estadounidenses que lo ven como una amenaza para el empleo.

El presidente estadounidense Barack Obama y el chino Xi Jinping se comprometieron en Pekín a dar un respiro al planeta, a un año de la conferencia del clima de París, donde se espera un acuerdo global.

Para Obama se trata de un "acuerdo histórico" y el "mayor hito en las relaciones" de los dos países. Xi dijo: "acordamos asegurarnos de que las negociaciones sobre cambio climático alcanzarán un acuerdo en París".

Los intentos de alcanzar un acuerdo sobre cambio climático, sobre el que los científicos advierten que estamos llegando a un posible punto catastrófico sin retorno, han sido bloqueados hasta ahora por la falta de voluntad de Estados Unidos y China para trabajar juntos en el problema.

Es la primera vez que China se ha fijado el objetivo de alcanzar un tope en emisiones "en torno a 2030", con la intención de lograrlo antes. Hasta ahora siempre había hablado de "lo antes posible".

Obama, que se topa con el escepticismo y la negación total del cambio climático en el Congreso estadounidense, se ha fijado como meta que Estados Unidos reduzca sus emisiones entre un 26% y un 28% para 2025, en comparación con los niveles de 2005.

"Tenemos una responsabilidad especial para liderar el esfuerzo mundial contra el cambio climático. Esperamos alentar a todas las economías a que sean más ambiciosas ", dijo Obama en una conferencia de prensa conjunta con Xi.

China y Estados Unidos, que producen juntos alrededor del 45% del dióxido de carbono mundial, serán claves para garantizar que se alcance el próximo año un acuerdo mundial para reducir las emisiones después de 2020 con el fin de limitar el calentamiento global a 2C.

La comunidad internacional se ha fijado este objetivo para evitar una desregulación a gran escala del clima, que se traduciría en una disminución de recursos, conflictos derivados, subida del nivel de los océanos y desapariciones de especies, entre otros efectos nocivos.

Mientras tanto, el tiempo apremia, ya que según los científicos las medidas adoptadas por los distintos países son insuficientes para limitar a dos grados el aumento de la temperatura global.

Christiana Figueres, Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, dijo sobre el acuerdo: "Dos países cruciales han anunciado hoy importantes vías para avanzar hacia un futuro mejor y más seguro para la humanidad. Junto con el reciente anuncio de la Unión Europea, esto evidencia señales positivas de la determinación de un número creciente de economías clave para hacer frente al reto del cambio climático".

"Este anuncio conjunto plantea una oportunidad tanto en lo práctico como político para avanzar hacia el nuevo acuerdo climático universal de París, a finales de 2015. Reconoce que combatir el cambio climático no se hace con un plan de cinco o diez años, sino que es un compromiso a largo plazo para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC en este siglo", añadió.

"Este momentum abre la puerta para que las grandes economías y sobre todo otros países industrializados hagan sus contribuciones al acuerdo de París dentro del plazo establecido durante los próximos meses. Los inversionistas llevan tiempo pidiendo certidumbres en las políticas. El anuncio de hoy es un paso firme y positivo en este momento en el que tenemos los ojos puestos en París 2015", explicó Figueres.

Un nuevo día

Durante mucho tiempo, los dos países se han ido echando la culpa el uno al otro para no reducir las emisiones de los gases que originan el calentamiento del planeta.

Después de que la Cumbre de Copenhague de 2009 estuvo a punto de terminar en un rotundo fracaso, salvada sólo en el último minuto por un acuerdo entre Obama y las autoridades chinas de entonces, Washington y Pekín empezaron a trabajar el acuerdo anunciado hoy.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, calificó al acuerdo de China y Estados Unidos de "importante contribución" a la lucha mundial contra el calentamiento climático.

"Se trata de una importante contribución al nuevo acuerdo sobre el clima que debe ser firmado el año próximo en París", declaró Ban al margen de una cumbre regional de los países del sudeste asiático en Naypyidaw, la capital de Birmania.

El objetivo es llegar a un acuerdo internacional en la conferencia sobre el clima que tendrá lugar a fines de 2015 en París. El alto responsable de las Naciones Unidas celebró el "liderazgo" en la lucha contra el calentamiento asumido con este anuncio por los presidentes de China y Estados Unidos, Xi Jinping y Barack Obama.

"Pido a todos los países, y sobre todo a las grandes economías, que sigan el ejemplo de China y Estados Unidos", agregó.

Los republicanos, escépticos

Buena parte de las acciones de Obama sobre cambio climático las ha hecho con decretos presidenciales y no tanto con la cooperación de los legisladores. El plazo que se ha dado Obama para este nuevo compromiso es menos de una década pero solo le quedan dos años en la presidencia.

Ahora se enfrenta a un Congreso controlado por la oposición republicana en las dos cámaras tras las recientes elecciones de mitad de legislatura lo que hará más difícil todavía adoptar cualquier ley medioambiental. El nuevo líder republicano del Senado no ha tardado en reaccionar.

"Éste es un plan poco realista, que el presidente quiere cargar sobre su sucesor", señaló Mitch McConnell al comentar los anuncios que, según aseguró, afectarán entre otras cosas a la creación de nuevos puestos de trabajo y el costo de la energía.

La Unión Europea, que emite el 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero, se comprometió el mes pasado a reducirlas en al menos un 40% para 2030, respecto a los niveles de 1990.

Agencias Reuters, AFP y EFE

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.