Chirac había sufrido una hemorragia cerebral