Otra víctima de la debacle. Christian Lacroix, en cesación de pagos