Para detener la inmigración ilegal. Cientos de soldados ya vigilan la frontera de EE.UU. con México