Cifras ocultas: México minimiza la cantidad de muertos por la pandemia

Informes revelan que el gobierno de López Obrador no está dando cuenta del verdadero alcance de la enfermedad
Informes revelan que el gobierno de López Obrador no está dando cuenta del verdadero alcance de la enfermedad Crédito: DPA
The New York Times
(0)
9 de mayo de 2020  

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno mexicano no informa de cientos, posiblemente miles, de muertes por el coronavirus en Ciudad de México, ignorando a los angustiados funcionarios que han contado en la capital más de tres veces la cantidad de fallecimientos que el gobierno reconoce públicamente, según funcionarios e información confidencial.

Las tensiones llegaron a un punto crítico en las últimas semanas, cuando Ciudad de México alertó repetidamente de las muertes al gobierno, con la esperanza de que se haga público el verdadero estrago del virus en el país.

Pero eso no ha sucedido. Los médicos de los abrumados hospitales de Ciudad de México dicen que se está ocultando al país la realidad de la epidemia. En algunos hospitales los pacientes yacen en el suelo, tendidos sobre colchones. Hay personas mayores apoyadas en sillas de metal porque no hay suficientes camas, mientras que otros pacientes son rechazados y enviados a buscar espacio en hospitales menos preparados. Muchos mueren en esa búsqueda, dijeron varios médicos.

Funcionarios de Ciudad de México registraron más de 2500 muertes por el virus y enfermedades respiratorias graves que los médicos sospechan que están relacionadas con el Covid-19. Sin embargo, el gobierno federal informa sobre unos 700 decesos en el área que incluye a Ciudad de México y alrededores. A nivel nacional, el gobierno federal reportó menos de 3000 muertes por el virus confirmadas, además de casi 250 que se sospecha que están relacionadas, en un país con más de 120 millones de personas. Pero los expertos dicen que México solo tiene un panorama mínimo de la escala real de la epidemia porque está haciendo pruebas a muy pocas personas. Solo 0,4 personas de cada mil en México se hacen la prueba del virus. El gobierno dice que a México le ha ido mejor que a muchos de los países más grandes del mundo, y esta semana el zar del Covid-19 calculó que la cifra total de muertos sería de alrededor de 6000. "Hemos aplanado la curva", dijo esta semana Hugo López-Gatell, el funcionario de la Secretaría de Salud que se ha convertido en el rostro de la respuesta del país. Sin embargo, el gobierno no respondió a preguntas acerca de las muertes en Ciudad de México.

Un exsecretario de Salud, José Narro Robles, acusó a López-Gatell de mentirle al pueblo de México. Y algunos gobiernos estatales están comenzando a sacar conclusiones similares: que, tal como Ciudad de México ha notado, los datos presentados no reflejan la realidad.

En Ciudad de México las dudas comenzaron hace un mes, cuando la jefa de gobierno de la ciudad, Claudia Sheinbaum, comenzó a sospechar que los datos federales y los modelos sobre la epidemia eran defectuosos, según tres personas con conocimiento del asunto. Estas personas dijeron que ella ya había ordenado a su personal que llamara a cada hospital público en Ciudad de México para preguntar sobre todas las muertes relacionadas con el Covid-19, confirmadas y sospechosas. En la última semana, esa gestión encontró que las muertes fueron tres veces más que las cifras reportadas por el gobierno federal.

Los datos de Ciudad de México ponen en duda la comprensión que tiene el gobierno federal de la crisis en el país. Con una cantidad tan limitada de pruebas y dudas sobre los modelos del gobierno, los expertos dicen que los cálculos federales de cuándo el país alcanzará su punto máximo, cuánto durará la epidemia y qué tan grave será el daño pueden no ser confiables.

Desconexión

Esa desconexión ha dejado a ciudades y estados de todo el país luchando por satisfacer la demanda de equipos de protección y respiradores. También ha minimizado la gravedad de la epidemia para millones de mexicanos, lo que les dificulta determinar cuán grave es la situación y cuán seriamente deben tomársela. Una de las principales razones de la diferencia entre las cifras de muertos es la manera en que el gobierno federal está examinando, aprobando e informando los datos. Los resultados oficiales incluyen un rezago de dos semanas, dicen personas que conocen el proceso, lo que significa que no se dispone públicamente de información oportuna.

Más preocupantes, dicen, son las muchas muertes que no están incluidas en los datos, como lo sugieren las cifras de Ciudad de México, donde el virus ha golpeado con más fuerza. Algunas personas mueren por enfermedades respiratorias agudas y son cremadas sin que se les haga la prueba, dicen los funcionarios. Otras mueren en casa sin haber sido ingresadas en un hospital y ni siquiera cuentan en las estadísticas de Ciudad de México.

Más allá de eso, México parece estar subregistrando en gran medida las muertes sospechosas de coronavirus. Datos publicados por el gobierno federal el 7 de mayo muestran solo 245 muertes sospechosas en todo el país.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.