Así se prepara Ciudad de México para pasar cuatro días sin agua potable

El gobierno reparará un sistema que tiene 30 años y causa problemas
El gobierno reparará un sistema que tiene 30 años y causa problemas Fuente: Reuters
(0)
31 de octubre de 2018  • 11:43

CIUDAD DE MÉXICO (AFP).- Durante cuatro días millones de personas deberán vivir sin agua potable. Ciudad de México, capital del país, la ciudad más habitada del continente con 20 millones de ciudadanos, suspenderá el servicio a partir de hoy y hasta el sábado 3 de noviembre para realizar tareas de mantenimiento en una red a punto de colapsar.

El sistema está integrado por siete represas, que mandan agua a la planta potabilizadora de Los Berros, que filtra y bombea alrededor de 10.000 litros por segundo a través de una línea de alta presión que recorre 75 kilómetros y que tiene unos 30 años, según lo publicado por el diario El País. Después vienen los caños ya más chicos que llevan el líquido a cada lugar, una especie de árbol, con su tronco, sus ramas y las hojas. El problema está en ese tronco.

Para evitar cortes seguidos, el gobierno de México construirá una segunda tubería (un nuevo tronco) para que funcione cuando la principal ya no dé abasto. Las obras costarán 25 millones de dólares.

No es esa la única cifra abundante. Cada hora, para el bombeo de agua, se emplean 2800 millones de kilowatts (número similar al consumo total de electricidad en una ciudad de 700.000 habitantes), lo que se traduce en más de 80 millones de dólares al año sólo para el bombeo. Y se estima que cerca del 40% del agua se pierde en fugas.

La capital es sólo una parte de la zona metropolitana del Valle donde impactará el corte. El área también incluye a municipios del vecino Estado de México, donde viven cerca de 20 millones de personas, y se estima que unos tres millones se verán afectados.

Ante el impacto del desabastecimiento temporario de agua, las autoridades preparan el uso de camiones cisterna que darán prioridad a áreas estratégicas como escuelas, hospitales y cárceles. Además, pidieron a la población almacenar agua y utilizarla con moderación durante los días en los que se extenderán las tareas.

"Lo que necesitamos es cuidar en extremo el agua, no lavar ropa, unos baños con jícara (pequeña cubeta). La gente que tenga posibilidades económicas, comprar platos y vasos desechables, cuidar el agua que se utiliza", dijo el director del sistema de aguas de la ciudad, Ramón Aguirre. "No hay que ponerle más sentido de crisis o de catástrofe al tema, simplemente hay que prepararnos", agregó.

Se espera que el servicio comience a normalizarse a partir del 4 de noviembre, quinto día desde la interrupción del suministro, y que esté completamente restablecido el 8 de noviembre.

La falta de agua no será extraña en algunos sectores de la ciudad. Iztapalapa, una de las áreas más pobres y más pobladas de Ciudad de México con 1,8 millones de habitantes, es la que más sufre. Muchos de sus habitantes están acostumbrados a recibir agua a través de camiones cisterna.

No es el único caso. De los 2,5 millones de hogares de la urbe, casi 569.000 no reciben agua diariamente y unos 45.950 no cuentan con agua corriente.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.