El sexgate y la Casa Blanca. Clinton busca ahora un acuerdo con Paula Jones