Recrudece el conflicto con Saddam Hussein. Clinton, de nuevo "en defensa propia"