Your browser does not support javascript

Confesión pública del presidente de los EE.UU.: fue en una convención evangelista. Clinton pidió a los electores no castigar a Gore por sus pecados