La dura lucha entre los demócratas. Clinton recupera terreno en Pensilvania