Colombia acusa al ELN por el atentado y deja en el limbo el proceso de paz

Una mujer deposita flores en el memorial improvisado frente a la academia de policías, ayer, en Bogotá
Una mujer deposita flores en el memorial improvisado frente a la academia de policías, ayer, en Bogotá Fuente: AP
El gobierno de Duque se alejó de la posibilidad de retomar el diálogo y ordenó medidas contra líderes del grupo guerrillero; la cifra de muertos subió a 21
(0)
19 de enero de 2019  

BOGOTÁ.- La expectativa de alcanzar una paz duradera volvió a disiparse en Colombia luego de que el gobierno del presidente Iván Duque confirmara ayer que el atentado contra la academia de policías en Bogotá-perpetrado anteayer y que dejó 21 muertos- fue cometido por un experto en explosivos del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el último grupo guerrillero activo en el país.

Los investigadores detuvieron ayer a quien se presume que fue el autor intelectual del atentado en la Escuela General Santander, en el marco de una serie de redadas lanzadas contra miembros de esa guerrilla, la única en pie tras la disolución de las FARC y su conversión a la vida civil.

"El gobierno nacional sabe y entiende que el ELN no tiene voluntad de paz", sentenció el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, en la sede presidencial. La confirmación de las sospechas empujó así mucho más atrás las escasas posibilidades que existían de retomar el estancado proceso de diálogo entre las partes, herencia del gobierno del expresidente Juan Manuel Santos.

Desde su llegada al poder, en agosto pasado, Duque había dejado en suspenso los diálogos que sostenía Santos con el ELN desde 2017, primero en Quito y luego en La Habana, donde están ahora los negociadores de paz del grupo guerrillero.

El atentado contra la escuela de cadetes fue cometido por un experto en explosivos de ese grupo, identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años y que murió en el atentado, según declaró el ministro de Defensa, Guillermo Botero. "Es una operación que se estaba planeando desde hace más de diez meses", afirmó.

Las primera imágenes tras la explosión en Colombia - Fuente: BBC

00:55
Video

Conocido en la guerrilla como Mocho Kiko, por haber perdido una mano durante una detonación, el atacante llevaba tres décadas en la organización y era jefe de inteligencia dentro del frente Domingo Laín en el departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela.

Rojas Rodríguez ingresó de manera violenta a la escuela a bordo de una camioneta gris Nissan Patrol cargada con 80 kilos de pentolita y su vehículo explotó frente a los dormitorios de mujeres. En un primer momento se sospechó de un ataque suicida, al estilo de los terroristas islámicos, pero los indicios no lo confirman.

"No existe hasta el momento ningún elemento que nos permita concluir que esta persona se suicidó", afirmó Botero, y señaló que el plan original podía consistir en activar los explosivos mediante un dispositivo electrónico en manos de un cómplice. El estallido mató a 20 jóvenes de entre 17 y 22 años, además del atacante.

Las autoridades, en cambio, reiteraron denuncias previas de que líderes del ELN se refugian en Venezuela. Botero señaló que Mocho Kiko estuvo en ese país en 2011, enseñando manejo de explosivos a rebeldes refugiados. "Tenemos información con el objeto de establecer la presencia de comandantes guerrilleros del ELN que actúan desde territorio venezolano", dijo el fiscal general, Néstor Martínez.

Identificaron al autor del atentado en Colombia - Fuente: Télam

01:09
Video

Si bien se aseguró "con total y absoluta claridad" que no tienen indicios de participación en el atentado de funcionarios venezolanos, el hecho de servir de paraíso terrorista sembró otro desencuentro entre dos gobiernos largamente enfrentados por la crisis social y política venezolana, incluido el aluvión migratorio que se derrama sobre Colombia.

El poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello negó ayer cualquier implicación de Venezuela en el atentado. "Los lacayos del imperialismo señalan a Venezuela, no tenemos nada que ver en esa guerra, condenamos cualquier hecho de terrorismo y levantamos las banderas de la paz", sostuvo Cabello.

Con o sin ayuda exterior, el atentado recordó algunos de los incidentes más cruentos del pasado y suscitó interrogantes acerca de las amenazas a la seguridad que persisten tras el acuerdo de paz con las FARC. Y más grave aún fue la barrera que volvió a erigirse ante las conversaciones con el ELN. La respuesta inmediata del gobierno fue seguir las pistas y salir a la caza de sospechosos del atentado más cruento sucedido desde 2003 y que consternó a toda Colombia.

Las autoridades detuvieron a un hombre de 39 años, Ricardo Andrés Carvajal, presunto autor intelectual del atentado. También se reactivaron las órdenes de captura de los miembros del ELN que venían actuando como negociadores, se ordenaron controles a la entrada y salida de todas las ciudades, y se activó un sistema de recompensas para identificarlos.

Agencias AFP, AP, DPA y ANSA

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.