El gobierno de Evo Morales acelera su "revolución agraria". Comienza el reparto en Bolivia de las tierras expropiadas