Comienza en el Vaticano el histórico juicio contra el ex nuncio acusado de pederasta: podría enfrentar hasta siete años de cárcel