Comienzan a preparar el cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI