¿Cómo estaba Notre Dame antes de empezar a ser restaurada?

Según reveló el vocero de la catedral, la piedra estaba desgastada, las gárgolas estaban rotas y los arbotantes se habían oscurecido por la contamicación
Según reveló el vocero de la catedral, la piedra estaba desgastada, las gárgolas estaban rotas y los arbotantes se habían oscurecido por la contamicación Crédito: Credit Dmitry Kostyukov para The New York Times
(0)
15 de abril de 2019  • 16:09

PARÍS.- "Las gárgolas rotas y los balaustres caídos son remplazados por tubos de plástico y tablones de madera. Arcos arbotantes oscurecidos por la contaminación y erosionados por la lluvia. Pináculos sostenidos con vigas y unidos con cuerdas". Ese era el estado de la catedral de Notre Dame, en París, antes de que el fuego consumiera una parte del edificio, en un incendio aparentemente relacionado con los trabajos de restauración, según una nota de The New York Times, publicada en octubre de 2017.

Los trabajo de restauración comenzaron en junio de 2018. Unos meses antes, André Finot, el vocero de la catedral, se quejaba de su estado en una entrevista con The New York Times. "Por todas partes, la piedra está erosionada, y mientras más sopla el viento, más de estos pequeños trozos se caen", dijo Finot, caminando con amargura sobre montones caídos de piedra en el pasillo del techo de la catedral.

De izquierda a derecha: mampostería erosionada; tubería de plástico que remplaza una gárgola caída; gárgolas desgastadas, y los arcos erosionados que soportan el peso de la catedral
De izquierda a derecha: mampostería erosionada; tubería de plástico que remplaza una gárgola caída; gárgolas desgastadas, y los arcos erosionados que soportan el peso de la catedral Crédito: Dmitry Kostyukov para The New York Times

Esta no es la primera vez -ni será la última- en que la catedral, una joya de la arquitectura gótica medieval, requiere una remodelación extensa, sostiene el diario. Sin embargo, los expertos afirmaban que Notre Dame, aunque no está en riesgo de derrumbarse repentinamente, alcanzó un momento crítico, uno que será muy costoso.

Construida en los siglos XII y XIII, una de las más importantes remodelaciones de Notre Dame tuvo lugar entre 1844 y 1864, cuando los arquitectos Jean-Baptise-Antoine Lassus y Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc rehicieron el chapitel y los arcos arbotantes, además de añadir varias modificaciones arquitectónicas.

Esa restauración se dio después de décadas de negligencia y daño parcial a manos de los revolucionarios franceses, y fue promovida en parte por la publicación en 1831 de la novela de Victor Hugo Nuestra Señora de París, que arrojó luz sobre el estado decrépito de la edificación.

Una vista del interior de Notre Dame. La catedral es una joya de la arquitectura gótica medieval.
Una vista del interior de Notre Dame. La catedral es una joya de la arquitectura gótica medieval. Crédito: Dmitry Kostyukov para The New York Times

"Todavía hoy la iglesia de Nuestra Señora de París continúa siendo un sublime y majestuoso monumento", escribió Victor Hugo en la novela, "pero por majestuoso que se haya conservado con el tiempo, no puede uno por menos de indignarse ante las degradaciones y mutilaciones de todo tipo que los hombres y el paso de los años han infligido a este venerable monumento".

Philippe Villeneuve, el arquitecto en jefe a cargo de la renovación de la catedral, explicó que es complicado restaurar Notre Dame porque en la arquitectura gótica "todos los elementos tienen un papel estructural dinámico".

La fundación Amigos de Notre Dame calcula que necesita cerca de 40 millones de dólares para reparaciones urgentes, y espera recaudar más de 110 millones en la próxima década para las renovaciones completas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.